Empresas y actores aseguran que el doblaje al gallego está en peligro

Denuncian el incumplimiento de su contrato público de 3,4 millones anuales


redacción / la voz

El doblaje de series y películas al gallego marcó un hito en Galicia en los ochenta con el nacimiento de TVG. Frases míticas como «estás bébeda, Sue Ellen», del texano Xota Erre, marcaron un punto de inflexión para la normalización lingüística en el audiovisual. Hoy el sector del doblaje al gallego se enfrenta a lo que califica de grave crisis que lo sitúa al borde de la desaparición si no se garantiza el cumplimiento de un contrato público establecido mediante concurso en el 2012, por el que TVG destinaba una dotación de 3,4 millones de euros (sin IVA).

«Non esperaban nin as empresas adxudicatarias nin os traballadores que este acordo non se ía cumprir, pois si ben no primeiro ano o volume contratado chegou aos 3,2 millóns de euros, ao seguinte reduciuse á metade, escasamente 1,6 millóns; e no terceiro ano de contratación, transcorridos oito meses, non se repartiron mais de 0,3 millóns de euros», sostiene la Asociación de Empresas de Dobraxe de Galicia (Aedog), a través de su secretario, Juan Ignacio Borrego.

De un presupuesto de 7 millones en el 2005 se ha pasado en una década a los 2,4 millones estimados para este año, aunque sin garantías de que esta cifra se llegue a ejecutar. Como comparativa, aseguran que en Cataluña el presupuesto de doblaje a la lengua propia es de 23 millones.

Las siete empresas unidas en Aedog (DVB Digital Audio, Babalúvox, Uno TV S.L., Studio XXI, Area 5.1, Sodinor y SDI) han mantenido conversaciones con TVG y con los grupos parlamentarios y, según aseguran, han recibido el apoyo de todos y la constatación de que cumplir lo pactado en el 2012 es asumible. Pero no acaba de materializarse.

«A dirección da TVG xustifica o incumprimento das partidas comprometidas polos axustes económicos necesarios para equilibrar os presupostos -resalta Aedog-. Trátase de desculpas que non xustifican en modo algún nin os reiterados e brutais axustes á baixa dun contrato público nin o xeito de pór en xogo a supervivencia dunha actividade como é a dobraxe á lingua galega no curto ou medio prazo».

En lo que respecta a productos de fuera de Galicia y susceptibles de ser doblados, la actual programación de TVG está compuesta por «un 70 % de reposicións». Actores y empresas suman más de cuatro meses sin doblar un producto al gallego. «Nos últimos oito meses non houbo máis dun mes de traballo real», afirma el doblador Andrés Vellas, que, además de voz autóctona de Denzel Washington, Tom Hanks y Pierce Brosnan, es presidente de la Asociación Profesional da Rama Artística da Dobraxe en Galicia (Apradoga). En su opinión, la situación de los actores de doblaje al gallego es dramática.

Este sector aglutina a cerca de 400 empleos, que no pueden subsistir con el actual volumen de encargos. «Este é un traballo moi especializado; hai que facelo ben e esixe unha longa formación -explica Andrés Vellas-. Se todo isto desaparece, crear de novo un colectivo capaz de defendelo coa calidade que se está a facer hoxe en día levaría moitos anos».

La situación empeora con el régimen que tienen los actores de doblaje, que deben tener disponibilidad plena para acceder al trabajo bajo la fórmula del contrato por obra de carácter diario. «A nós contrátannos e despídennos no mesmo día, sen acceso a vacacións nin prestacións por desemprego», explica Vellas.

En su opinión, el doblaje al gallego es «un elemento normalizador de primeiro nivel». «A serie Dallas marcou un fito, porque de pronto apareceron os millonarios falando en galego. Houbo toda unha xeración que medrou cos debuxos do Xabarín, Doutor Slump e Arale, Shin Chan, que entende e fala o galego grazas a aquela programación punteira, pero hoxe camiñamos en sentido contrario», sostiene.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Empresas y actores aseguran que el doblaje al gallego está en peligro