«Gran Hermano VIP», el programa que nadie reconoce ver, registra 3,5 millones de espectadores

Arranca una nueva edición del «reality» protagonizada por famosos de medio pelo. En la casa, dos equipos, criados y señores, liderados por Olvido Hormigos y Belén Esteban

Gran Hermano VIP

Redacción

Gran Hermano VIP se estrenó este domingo con un interesante 23,7 % de cuota de pantalla, demostrando que los españoles, por mucho que lo critiquen, respaldan el modelo del longevo reality, protagonizado esta vez por rostros conocidos de la farándula nacional y la pequeña pantalla. Nadie reconoce ver Gran Hermano, pero el primer programa de esta nueva edición de famosos reunió este domingo frente al televisor a casi 3,5 millones de telespectadores.

Echó a andar, además, Gran Hermano VIP bien cargado de polémica. Las redes se convirtieron una vez más en el espejo de la indignación de la audiencia que tachó de racistas los comentarios de Los Chunguitos -concursantes del programa- sobre Coman, el participante negro de Adán y Eva, al que se refirieron como «King Kong» o «gorila». «Eso qué es África. ¿Este va a ir por la casa así? ¿Es un gorila?», se preguntaban los hermanos de Vallecas desde el confesionario ante la imagen de Coman desnudo.

Al concursante más famosos del programa nudista de Cuatro y a los rumberos les acompañan en Gran Hermano VIP otros diez compañeros, divididos en dos equipos. Olvido Hormigos y Belén Esteban fueron las primeras en poner un pie en la casa de Guadalix, protagonizando su primer encuentro después del encontronazo que vivieron fuera del programa, y directamente se convirtieron en capitanas de los dos bandos. A partir de ahí, ambas lideresas tuvieron que ir escogiendo e incorporando en sus respectivos equipos a los concursantes que iban entrando de dos en dos. Así, la pandilla de Hormigos quedó integrada por el vidente Sandro Rey, por la exconcursante de Gandia Shore Ylenia, por Coman, por la colaboradora de televisión Ares Teixidó y Fede, extronista de Mujeres y Hombres y Viceversa. El grupo de Belén Esteban cuenta, por tanto, con Los Chunguitos -que participan como si fueran una persona, no dos-, la exnuera de Raquel Bollo Aguasantas, Víctor Sandoval, el torero Israel Lancho y la hija del capataz de la finca Cantora de Isabel Pantoja, Laura Cuevas.

¿Y por qué dos equipos? La organización de Gran Hermano VIP ha decidido este año dividir la casa ente criados y señores. Sobre la audiencia cayó anoche la responsabilidad de escoger qué grupo serviría y cuál de los dos daría las órdenes. Con un porcentaje aplastante, el público determinó que el equipo de Belén Esteban se encargaría de mandar y puso a cocinar y a limpiar a los chicos de Olvido Hormigos. De esta forma despegó este domingo la edición VIP del reality, que no estará completa hasta el próximo jueves. Durante la gala de esta semana, un nuevo concursante sorpresa llegará a Guadalix de la Sierra para integrarse en la convivencia que sus 12 compañeros de juego ya han echado a rodar.

Mientras, en la casa se producen los primeros acercamientos. Ni un par de horas pasaron hasta que Fede y Laura Cuevas protagonizaron lo que podría catalalogarse como el primer tonteo de Gran Hermano VIP. El concursante, encargado de colocar el armario de Laura, no consiguió convencer a la chica con el orden de su ropa. Con un tono muy dulce, ella le pidió que la volviera a colocar. «Luego me das un besito si lo coloco bien», le dijo el italiano. «Vale, te doy dos», le respondió ella.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

«Gran Hermano VIP», el programa que nadie reconoce ver, registra 3,5 millones de espectadores