Eurovisión 2014: Conchita Wurst, érase una vez una mujer barbuda

¿Quién es realmente la ganadora de la última edición del Festival de Eurovisión?

Tom Neuwirth, más conocido como Conchita Wurst
Tom Neuwirth, más conocido como Conchita Wurst

La Voz

Quizás muchos no sepan quién es Tom Neuwirth. La situación cambia si hablamos de Conchita Wurst, la «mujer barbuda» ganadora de la última edición de Eurovisión. Su imponente y diferente puesta en escena con su himno Rise Like a Phoenix en la cita gran cita musical de Europa, ha provocado que la representante austriaca se convierta en un autentico fenómeno en el universo tuitero y en las redes sociales en general. Pero si hay una pregunta que se repita estos días es: ¿quién es realmente Conchita?

La duda era generalizada la noche del sábado. ¿Es hombre? ¿Es mujer? ¿Es transexual? ¿Es un travesti? Internet ardía con Conchita Wurst antes y después de su victoria en Eurovisión 2014. Días antes de su consagración, la propia cantante daba respuesta a las futuras cuestiones. «Es la historia del paso a través de malos momentos y de la lucha contra cosas difíciles, así como las ganas de superarme creciendo para, espero, convertirme en alguien mejor. Mucha gente dice: soy homosexual pero no necesito barba y un vestido para expresarlo. Yo solo quiero demostrar que pueden ser aceptados de todas las maneras. Que tienen el derecho a hacer lo que quieran», explicó la joven austriaca de 25 años a la agencia AFP pocos días antes de hacerse con la victoria en Eurovisión 2014.

Y es que detrás de la barba y la peluca de Conchita Wurst se esconde Tom Neuwirth. Nacido el 11 de julio en la pequeña ciudad austriaca de Gmunden hace 25 años, apareció por primera vez en público hace ocho años en un anuncio. Solo un año después, participó en el programa de talentos Starmania dónde quedó en segunda posición. Tras su triunfo, formó la «boy band» Jetzt anders!, sin gran éxito ya el grupo se disolvió solo un año más tarde.

Tras trabajar un par de años como decorador de escaparates y terminar su estudios de moda, Tom Neuwirth reapareció en el 2011 como Conchita Wurst -que en alemán significa «salchicha»- en el programa de talentos Die große Chance, donde quedó sexta, y un año más tarde en los concursos de telerrealidad The hardest jobs of Austria (Los trabajos más duros de Austria) y en Wild Girls que la llevó al desierto de Namibia.

Su alter ego, una mujer con barba que, según explica en su web, nació en las montañas de Colombia y fue criada en Alemania ya había intentado con anterioridad presentarse a Eurovisión. En el año 2012, Conchita Wurst quedó segunda en la preselección austriaca con la canción That's What I Am. La audiencia se inclinó entonces hacia un grupo de rap que logró el 51 % de los votos. Pero no cesó en su objetivo, y dos años más tardes consiguió convertirse en la representante de Austria.

En su web explica que Conchita Wurts y Tom Neuwirth «son dos corazones latiendo en mi pecho. Somos un equipo trabajando en sincronía. Se trata de dos caracteres individuales con sus propias historias, pero con un mensaje esencial de tolerancia y en contra de la discriminación». Aunque intenta mantener separados a sus dos identidades, la prensa austriaca publicó recientemente con motivo de su participación en Eurovisión un artículo en el que sale como Tom posando junto a su novio y sus padres.

Y es que este joven creó a Conchita Wurst como respuesta a la discriminación que había sufrido en la adolescencia. «Haz lo que quieras y sé quien quieras, siempre y cuando no estés haciendo daño a nadie », asegura en su web. En su victoria no se olvidó de este mensaje. La ganadora de Eurovisión dedicó su triunfo a quienes creen «en un futuro sin discriminación».

Polémica con Conchita

Y es que a pesar de que el Eurovisión siempre se ha caracterizado por sus mensajes abiertos y tolerantes, su participación estuvo rodeada de polémica, incluso en su propio país donde en solo un par de días más de 30.000 personas apoyaron la página de Facebook «Anti-Wurst». El presidente del partido austriaco de extrema derecha FPÖ, Heinz-Christian Strache, aseguró que encuentrana «ridículo» el personaje que encarna Conchita Wurst.

Pero no fue el único, sobre todo en los países del este de Europa. Rusia y Bielorusia, concretamente, con su característica intolerancia, llegaron a poner en marcha campañas para censurar la actuación de Conchita Wurst en la televisión, sin gran éxito. Incluso entre sus compañeros de edición hubo quien no vio con buenos ojos su participación. El representante de Armenia, Aran MP3, aseguró durante una entrevista en las semanas previas a desembarcar en Copenhague que «no es normal, es inadecuado (...) Con suerte, le ayudaremos a decidir si es una mujer o un hombre».

Julio Iglesias y Ruth Lorenzo, fans de Conchita

Sin embargo, en otros muchos sectores, Conchita Wurst se ha convertido en todo un símbolo de lucha por la igualdad y la no discriminación por sexos. Por ejemplo, en plena campaña para las elecciones europeas, los Verdes austriacos, subieron hace días a su página en Facebook una foto de la «mujer barbuda» con la leyenda «¡Conchita! ¡12 puntos!».

En España, Ruth Lorenzo ha confesado que se alegró de su victoria en Eurovisión y que grabarán un dueto juntas. Y no ha sido la única. Julio Iglesias admtió su admiración por Conchita Wurst. «Es una supercantante y una chica asombrosa, muy sensible, estoy contento por él», afirmó el cantante español.

A pesar de la polémica, el sábado, Europa también se puso barba para festejar el triunfo de Austria en Eurovisión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos

Eurovisión 2014: Conchita Wurst, érase una vez una mujer barbuda