«Eurovisión 2014»: Abucheos a Rusia en una polémica primera semifinal del Festival

Armenia y Suecia apuntan como favoritas tras pasar a la gran final del sábado en Copenhague


Armenia y Suecia, las grandes favoritas en los pronósticos, y otros aspirantes bien situados como Hungría, Ucrania y Azerbaiyán lograron este martes en una polémica primera semifinal el pase a la gran final de Eurovisión 2014, que se celebrará el sábado en Copenhague. Las otras cinco plazas para la cita definitiva que se decidieron las ocuparon Rusia -que fue abucheada al finalizar su canción y al anunciarse su pase-, Montenegro, Holanda, Islandia y San Marino-que logró por primera vez pasar a la final-, que se ganaron el favor del público y del jurado, que conforman a partes iguales el voto total.

Fuera de Eurovisión 2014 se quedaron Albania, Bélgica, Moldavia, Estonia, Letonia y Portugal. La eliminación del país luso no gustó nada a los eurofans españoles que a través de las redes sociales tacharon de tongo que no siguiera en una edición que supone su regreso al Festival.

La primera semifinal de Eurovisión estuvo dominada por las baladas, uno de los estilos que más abunda en la edición de este año. De ese corte son Not alone, del armenio Aram MP3, que tras comenzar muy abajo apoyada en el piano acaba en una explosión electrónica con fondo de violines y que consolidó como una de las grandes favoritas para ganar esta edición para Eurovisión 2014. Del mismo estilo es Undo, de la sueca Sanne Nielsen, que realizó una actuación segura y confirmó también la etiqueta de candidata al triunfo final.

También en ese formato se pueden encuadrar Start a fire, de la azerí Dilara Kazimova, un «lento» interpretado con solemnidad y con una elegante y sencilla coreografía; y Moj Svijet, del montenegrino Sergej Cetkovic. El representante de Montenegro, que fue el único con la portuguesa Suzy que cantó en su idioma, se clasificó de forma sorpresiva para la final de Eurovisión con un tema monótono y que no aparecía muy bien colocado en las apuestas previas.

Más llamativo aún fue el pase de San Marino, que partía a priori como uno de los peores situados del total de 37 participantes de este año, pero que gracias a Valentina Monetta y su Maybe obtuvo por primera vez en su historia el pase a la final de Eurovisión.

Dentro de lo esperado en esta edición de Eurovisión estaba que hicieran lo propio el húngaro András Kállay-Saunders y su Running, que apeló a la complicidad del público con un tema sobre al abuso infantil a lo James Blunt; y la ucraniana Mariya Yaremchuk, con el pop pegadizo de Tick-tock y una coreografía vistosa.

Más lejanos estilísticamente del resto se presentaron en esta edición de Eurovisión los holandeses The Common Linnets con Calm after the storm, un tema con claro sello «country» y lejos de lo habitual en el festival.

Aunque Eurovisión ha reducido en los últimos años el gusto por lo extravagante, los islandeses Pollapönk sorprendieron con el punk-pop al estilo Franz Ferdinand de No prejudice, un vestuario chirriante y una escenificación festiva acorde con el título de su tema.

No menos extraña fue la incalificable coreografía de las gemelas rusas Tolmachevy Twins, con sus pelos entrelazados y cantando desde los extremos de un balancín gigante. Pero pese a un tema sin mucha chispa lograron meterse en la gran final, aunque esa circunstancia no gozó del favor de cierta parte del público de Eurovisión 2014, que les regaló un abucheo, tanto al finalizar la canción como al confirmarse su pase a la final, motivado por su conflicto con Ucrania.

Entre los números descartados por el gusto del público y del jurado de Eurovisión quedaron algunos temas curiosos como el folk-pop a lo Belle and Sebastian pero en versión más lúdica de los letones Aarzemnieki. El belga Axel Hirsoux, cuya balada Mother fue compuesta por el español Rafael Artesero, quedó también eliminado.

Portugal tampoco tuvo suerte. Después de un año de ausencia en Eurovisión, el país luso regresaba de la mano de Suzy. A pesar de que Quero ser tua fue uno de los temas más ovacionados, fueron eliminados a pesar de las quejas de muchos eurofans que la consideraron un «tongo»

La segunda semifinal, el jueves

La edición número 59 del festival de Eurovisión arrancó, como es habitual, con el tema que ganó el año pasado, en este caso Only Teardrops, de la danesa Emmelie de Forest, acompañada sobre el escenario por un coro infantil y por otro coro virtual. Las voces grabadas de cientos de eurofans y sus rostros arroparon a la ganadora de la anterior edición, fusionándose con el espectacular armazón de acero que adornó el escenario de los pabellones de los antiguos astilleros B&W hasta formar el lema del festival de este año: «Join us (Únete a nosotros)».

Treinta y siete países compiten en la edición 59 de Eurovisión. El jueves se celebrará la otra semifinal con la atración de Austria y su mujer barbuda y Polonia. Para ver actuar a Ruth Lorenzo, la representante española, habrá que esperar a la gran cita del sábado. Y es que los 20 mejores se clasificarán para la final, donde se unirán a la anfitriona, Dinamarca, y los países del Big Five (España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia).

Más información:

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

«Eurovisión 2014»: Abucheos a Rusia en una polémica primera semifinal del Festival