Un capo napolitano obligó a su pueblo a votar a su hija, que concursaba en televisión

Dejó móviles a sus súbditos con la orden de llamar y luego sus sicarios pasaron a buscarlos para verificarlo


Roma / Colpisa

Se sabía que la Camorra de Nápoles compraba votos en las elecciones, pero que se dedicara al voto telefónico en concursos de la tele es nuevo. Ha sido por la familia: la hija de un capo quería ser artista y en diciembre este obligó a parientes y vecinos del pueblo a votarla por teléfono en un programa de talentos de la RAI, Ti lascio una canzone (Te dejo una canción). Lo que dejó el capo a sus súbditos fueron móviles, con la orden de llamar y luego sus sicarios pasaron a buscarlos para verificarlo.

El asunto se descubrió la semana pasada al detener a Domenico Ferrara, 56 años, capo de Villaricca, municipio próximo a Nápoles. Tenía en casa 320 móviles. Eran parte de los que había repartido por el pueblo para el día del concurso de su hija. Vania Ferrara, de 13 años, aquel día quedó segunda. En las imágenes de televisión se ve a su padre entre el público, que la abraza emocionado. El clan Ferrara-Cacciapuoti también promovió la creación de un club de fans de la chica en la sala del pleno del ayuntamiento de Villaricca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Un capo napolitano obligó a su pueblo a votar a su hija, que concursaba en televisión