Euforia sueca, decepción española

Los nórdicos prolongaron hasta la madrugada la fiesta en Bakú


bakú / e. la voz

Decepción es la palabra que mejor podría definir lo que sintieron la noche del sábado al domingo (madrugada en Bakú) la mayoría de los eurofans españoles desplazados hasta Azerbaiyán después de que Pastora Soler finalizase décima en el festival de Eurovisión. Las apuestas de pago en las horas previas al concurso habían aupado a la canción Quédate conmigo hasta el Top 5. También los periodistas en su ya tradicional votación apostaban por la española. Y muchos querían creer que España daría la campanada y superaría finalmente a Suecia. Pero la Euphoria de Loreen no defraudó, cumplió las expectativas y se impuso sin problemas en la 57.ª edición del festival.

Los españoles que viajaron a Azerbaiyán para seguir la final tenían grandes esperanzas puestas en Pastora Soler. También eurofans llegados de todo el continente apoyaban sin titubeos el tema español, que fue uno de los más aplaudidos en el Crystal Hall de Bakú el sábado por la noche. Durante su actuación, buena parte del público se puso en pie para aplaudir y cantar con la sevillana. Unos, el tema completo; otros, los que no sabían español, las pocas palabras que podían chapurrear. Pero todos esperaban el momento álgido de la canción, cuando Pastora mostró su chorro de voz. Todos en el auditorio se quedaron asombrados con su potencial y de nuevo aplaudieron a España como una de las favoritas para el máximo galardón.

Tras la actuación de la sevillana había satisfacción entre los españoles. Imaginaban a su representante en los primeros puestos de la tabla. Pero aún quedaban siete países por salir al escenario y algunos de ellos estaban entre los grandes favoritos. Ya al acabar las 26 actuaciones daba la impresión entre los espectadores presentes en Bakú que Quédate conmigo había quedado algo olvidada.

Tras la correspondiente actuación del descanso, en la que la organización quiso reivindicar al país anfitrión con una mezcla de tradición y modernidad azerí, comenzó el reparto de puntos. Y empezó mal para España, que durante demasiados minutos no conseguía estrenar su casillero. Según transcurrían las votaciones, la ilusión iba decayendo, mientras los suecos comenzaron a celebrar la victoria mucho antes de acabar.

España consiguió sus máximas puntuaciones de Portugal e Israel, 12 y 10 puntos, respectivamente. Pero Suecia acumulaba 12 tras 12 y la diferencia con Rusia, el segundo clasificado, fue de más de 110 puntos, un margen solo superado en la historia del festival por el noruego Alexander Rybak en el 2009.

Victoria aplastante

La victoria de la sueca Loreen fue aplastante. Ni las abuelas rusas pudieron convencer del todo a Europa. Pastora Soler obtuvo 97 puntos y un décimo puesto, un lugar que no se conseguía desde el 2004.

La Euphoria sueca se alargó hasta la mañana de ayer en Bakú gracias a la fiesta posterior al festival a la que se sumaron todas las delegaciones.

desde azerbaiyán la gala del crystal hall

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

Euforia sueca, decepción española