La crisis también obliga a Mediaset a revisar los costes de sus programas

La audiencia de los siete canales del grupo tiende a ser cada vez más joven, según sus responsables

agenciasb. p. l. redacción la voz

El mercado televisivo está afrontando un año de ajustes y cambios en el 2012 y no solo en lo que compete a los recortes del dinero público en el presupuesto de Televisión Española. El grupo Mediaset anunció ayer que también realizará ajustes en los costes de sus programas como consecuencia de la situación económica actual.

Mirta Drago, directora de comunicación y relaciones externas, informó de que el grupo está trabajando con una «vigilancia sobre los costes más alta de la que hemos tenido hasta ahora, que ya era bastante alta». Drago explicó que no está previsto por el momento hacer recortes en áreas como ficción, entretenimiento y cine, pero sí se aplicará una «atenta mirada a los costes de cada programa, algo que está haciendo cualquier empresa responsable» en estos momentos de crisis.

En esa línea de reducir costes se enmarca, según aseguran, la decisión de prescindir de formatos como El hormiguero o Tonterías las justas, que formaban parte de la parrilla de Cuatro, fusionada hace ahora un año con Telecinco. Eran, según los responsables de la cadena, formatos demasiado caros. «La salida de Tonterías las justas, que estaba haciendo una media de un 4,9 % de share, la hemos cubierto de forma muy satisfactoria con la serie Castle, que alcanza ya un 4,7 % -aseguró Patricia Marco, directora de la división de antena-. Con respecto a la desaparición de El Hormiguero lo que hemos hecho es un cambio de estrategia [...] Hemos apostado por un programa de producción propia, El Cubo».

Sobre el año transcurrido tras la integración de Telecinco y Cuatro, dijo que el grupo está muy satisfecho con los resultados.

El hueco dejado en la parrilla tras el fin de series estrella de TVE como Águila roja o Cuéntame no ha afectado por el momento a los resultados de las cadenas del grupo, según Patricia Marco, quien señaló que ninguno de los productos de los que supuestamente tendrá que prescindir la cadena pública está actualmente en el mercado.

Marco también puso de relieve el rejuvenecimiento del perfil del espectador de Mediaset, en contraposición con la tendencia experimentada por su competencia más directa, Antena 3. «Mientras la audiencia de nuestros competidores inmediatos ha envejecido, la nuestra ha rejuvenecido. Continuamos teniendo más público adulto, pero se está produciendo un cambio de tendencia», señaló.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La crisis también obliga a Mediaset a revisar los costes de sus programas