Telecinco pedía dos millones de euros por las imágenes del beso de Íker Casillas y Sara Carbonero


madrid/colpisa.

Dos millones de euros. Eso es lo que Telecinco pedía por las imágenes del beso de Íker y Sara, «el beso de España», como dicen los cursis de hoy.

Telecinco se ha apresurado a aclarar que en realidad no esperaba cobrar esa cantidad por las imágenes del beso mundialero, sino que era una forma preventiva de evitar que la escena fuera emitida por otros canales. Ya, ya. ¿Se me permitirá preguntar que habría ocurrido si alguien hubiera puesto la pasta sobre la mesa? Conteste usted mismo a la pregunta. Dos millones de euros es un porrón de dinero: 340 millones de pesetas de las de antes. Lo suficiente para que nadie, en efecto, emita las imágenes de marras sin permiso, pero no lo bastante para impedir que alguien puje por ellas, particularmente en el mundo de la tele, donde hasta hace poco los billetes volaban tanto que no dejaban ver el sol. En otras condiciones, con menos cuitas financieras, no hubiera extrañado ver circular a los agentes de los canales provistos de forrado maletín.

Sea como fuere, lo cierto es que Telecinco, con eso de los dos millones, acaba de confirmar lo que todos -o casi- hemos denunciado: la voluntad de la cadena de explotar comercialmente el romance de la pareja.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Telecinco pedía dos millones de euros por las imágenes del beso de Íker Casillas y Sara Carbonero