Trescientos mil españoles ya ven la televisión con el teléfono móvil

TELEVISIÓN

07 dic 2008 . Actualizado a las 02:00 h.

La televisión a través del teléfono móvil es un fenómeno reciente en España. Las primeras recepciones fueron en el 2005. Tres años después es un mercado en alza, con una facturación limitada actualmente, pero por el que apuestan todas las operadoras y los creadores de contenidos.

Trescientos mil españoles han contratado, hasta la fecha, este servicio que está disponible a través de las tres grandes operadoras del país, Telefónica, Vodafone y Orange. Comparativamente, esta cifra es muy inferior a la de otros países. Veinte millones de japoneses y once de coreanos consumen diariamente televisión móvil.

También las principales empresas comercializadoras de teléfonos están ofertando en sus nuevos aparatos tecnología más sofisticada que permite la recepción de la señal con más calidad y definición.

España es uno de los países de la Unión Europea con mayor penetración de la telefonía móvil, con 112 aparatos por cada cien habitantes, y con mayor cobertura. Hay más de 50 millones de líneas, de las cuales 12 millones son de tercera generación, que posibilitan la recepción de este tipo de contenidos. «Este es un mercado potencial muy grande», señala José Antonio Guzmán, director de este servicio en Orange. Pero la denominada televisión en movilidad tiene también cuestiones pendientes por resolver, como la convergencia tecnológica, la disparidad de sistemas operativos y la falta de regulación. Para Eduardo Jiménez, responsable de TV móvil de Vodafone en España, la televisión móvil no es solo la televisión en el móvil: «Se trata de una nueva propuesta que une las ventajas de la movilidad y la personalización».

De hecho ya se han producido experiencias de productos específicos orientados a este mercado. «En nuestro caso, no ha funcionado. Los clientes lo que solicitan fundamentalmente son contenidos emitidos por la televisión convencional, como series o informativos», explica José Antonio Guzmán, quien cree que falta información sobre la oferta existente.