Farruquito elude declararse culpable de la muerte del peatón a quien atropelló

Alega que escapó y que responsabilizó a su hermano porque temió por su carrera y su familia Se enfrenta a una condena de hasta ocho años de cárcel por homicidio y omisión de socorro


sevilla

Sereno y con la lección bien aprendida, el bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, declaró ayer en la primera sesión del juicio por el presunto homicidio de un peatón, a quien atropelló en un paso de cebra cuando conducía un coche sin seguro ni carné y a quien abandonó agonizante tras el accidente en septiembre del 2003 en Sevilla. «No sé si soy culpable o inocente, lo único que quería era huir del lugar», dijo Farruquito ante la juez.El artista se enfrenta a una pena de entre tres y ocho años de cárcel y a una indemnización para la viuda y los padres del fallecido que oscila entre los 115.855 euros que pide la Fiscalía y el millón de euros de la acusación particular. Junto a Farruquito declararon otros cinco acusados: su compadre Jorge Rubio, que le acompañaba en el coche, su tío Antonio Fernández, el empresario Oscar Benavente y los ex policías Bernardino Rodríguez y José Miguel Álvarez, acusados de encubrir el delito. La defensa pidió sin éxito la suspensión del juicio tras la inclusión de nuevas pruebas de la acusación: un informe psicológico sobre el daño que sufren los familiares del fallecido, y que podría elevar la indemnización, y las escuchas telefónicas a los ex policías, investigados por otro asunto, y que confirmaron las sospechas sobre la implicación de Farruquito en el atropello.MiedoDurante poco más de una hora, el bailaor dio su versión del accidente y aseguró que fue suya la idea de responsabilizar a su hermano menor: «Tenía miedo», dijo, a lo que podía pasarle a su familia y a su carrera profesional si iba a la cárcel, algo que no le sucedería a su hermano, menor de edad.Farruquito narró que, al salir de un semáforo en rojo, «en primera o en segunda», adelantó a los otros turismos que le precedían, «invadiendo seguramente el carril contrario, por la izquierda». No vio el paso de cebra «porque estaba mal iluminado», y no pudo esquivar al fallecido pese a que dio «un volantazo». Desde ahí, su relato se tornó confuso: dijo que paró el coche y miró hacia atrás, y que vio a gente llamando por teléfono y levantando las manos «como amenazando». «También me pareció que alguien se levantaba, aunque seguramente fue mi imaginación», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags

Farruquito elude declararse culpable de la muerte del peatón a quien atropelló