La agenda de Michael Moore incluye cambiar el sistema económico actual

Bárbara Celis D'Amico CORERSPONSAL | NUEVA YORK

TELEVISIÓN

07 jul 2004 . Actualizado a las 07:00 h.

Michael Moore no puede perder ni un minuto fuera de EE.?UU. porque sería «desperdiciar un día de cara al cumplimiento de nuestra misión: sacar a Bush de la Casa Blanca». Por eso el cineasta, que ya lleva recaudados más de 60 millones de dólares en apenas dos semanas con su polémico documental Fahrenheit 9/11, convocó el martes en Nueva York a la prensa extranjera durante dos horas para contestar a sus preguntas y de paso, criticar con dureza a la prensa norteamericana. «Si hubieran hecho su trabajo y hubieran preguntado lo que debían preguntar, quizás ahora nuestros soldados no estarían en Irak», dijo. Moore, que supo combinar con maestría el humor y la seriedad en una rueda de prensa tan combativa como de costumbre, aseguró que su plan no se limita a intentar que Bush pierda las próximas elecciones presidenciales. Objetivo futuro «Ese es mi objetivo a corto plazo. Pero a largo plazo mi objetivo es el mismo desde que hice Roger and me (su primer documental, en el que denunciaba a General Motors por arruinar su ciudad natal, Flint, eliminando 30.000 puestos de trabajo): el sistema económico de este país es injusto y antidemocratico y hasta que eso no cambie vamos a seguir teniendo los mismos tipos de problemas que yo he venido denunciando en mis películas y en mis libros. Necesitamos un sistema económico democrático y justo en el que la gente pueda controlar las decisiones que nos afectan, y me niego a aceptar esta sociedad como una sociedad igualitaria si el 10% de la población sigue tomando decisiones y controlando la mayoría de la riqueza». El cineasta, que obtuvo un Oscar por su documental Bowling for Columbine , no quiso apoyar abiertamente al candidato demócrata John Kerry, pero pidió a la gente que no vote al independiente Ralph Nader «porque este año sería un error». «Yo no voy a apoyar a nadie que votó a favor de la invasión de Irak (Kerry)». Moore puso España como ejemplo varias veces. «Allí la gente echó a su presidente (en las elecciones) por no haber escuchado al pueblo. La gente al final siempre gana» aseguró con optimismo.