La «Estopamanía» llega a Galicia

Alberto Mahía A CORUÑA

TELEVISIÓN

EDUARDO

Crónica José y David, los integrantes del dúo de moda de la música española, repartieron en El Corte Inglés de A Coruña «buen rollo y simpatía» ante dos mil jóvenes

23 abr 2004 . Actualizado a las 07:00 h.

A José y David Muñoz es decir, Estopa, les cuelga una sonrisa de su boca. La llevan a todas partes, de oreja a oreja. Ayer, a la hora torera, la mostraron en A Coruña ante dos mil fans en la plaza de A Cubela. Invitados por El Corte Inglés, el dúo más de moda firmó hasta en la raja de una falda. Ahí estaban José y David, despreocupados, amables y risueños, firmando autógrafos y fotografiándose pacientes con un puñado de fans. Las más madrugadoras llevaban cuatro horas frente al escenario. Desde las dos de la tarde, Mónica e Iria mataron las horas cantando Fin de semana, la primera canción de su último disco, ¿La calle es tuya? Y, ¿cuál es más guapo de los dos? Para estas dos fans de 16 años, sin duda, es José. Piropos Y así, de la cadena de montaje a la de las firmas, los chicos que adoran a Los Chichos desbordaron buen rollo. David vendió simpatía: «Tranquila, que en el pack de dedicatoria va el autógrafo, la foto y el beso». Y José, adulador, vendió piropos: «Tú sí que eres guapa». Qué bien se manejan en esta suerte de histeria colectiva. Los chicos de Estopa, confesos admiradores de Peret, Sabina, Manolo García o Los Chichos, escucharon en boca de una chica lo que ya sabían: «Que sepáis que las gitanas estamos con vosotros». Se nota que su música, una mezcla de poesía callejera, rumba y pop, ha cuajado entre los jóvenes. Hay cosas que no molan a estos currantes trastocados en artistas: «La pérdida de la intimidad. Ya no podemos tomarnos una copa en un bar». También dijeron, en un aparte con la prensa en los momentos previos al acto en las instalaciones de El Corte Inglés, que «las letras son lo más importante», y que ninguno manda sobre el otro: «Somos demócratas, una democracia entre hermanos». Y, ¿la calle de quién es? Contesta José: «Pues según Fraga, es de él; pero nosotros estamos convencidos de que la calle es de todos». Hay vida después de La raja de tu falda.