Salman Rushdie cierra hoy la temporada de «Blanco y negro»

COLPISA MADRID

TELEVISIÓN

El escritor angloindio hablará de su vida y de «Furia», su última novela

22 jun 2002 . Actualizado a las 07:00 h.

Salman Rushdie, autor de El suelo bajo sus pies, Hijos de la medianoche y El último suspiro del moro , protagoniza el último programa de la temporada de Negro sobre blanco , espacio conducido y dirigido por Fernando Sánchez Dragó que el próximo septiembre se instalará de nuevo en La 2. Considerado por el fundamentalismo islámico como «maldito», Rushdie habla de su obra, religión, exilio, intelectuales y política este domingo, a partir de las doce de la noche, con Sánchez Drago, que recuerda que en 1989 el ayatolá Jomeini decretó una fatwa contra el escritor angloindio porque su libro Los versos satánicos había molestado profundamente al colectivo musulmán y en concreto al gobierno iraní. Esta situación obligó al escritor a vivir en la clandestinidad más de diez años hasta que decidió trasladarse a Nueva York, se compró un apartamento en Manhattan, inició una nueva relación sentimental con una joven modelo hindú y se mezcló entre la intelectualidad neoyorquina. Fruto de esta decisión y de su nueva vida, muy similar a la de cualquier mortal excepto por la sombra protectora de los guardaespaldas, nació Furia , novela que retrata el ambiente opulento del Estados Unidos anterior al 11-S y aborda la reinvención de su protagonista cuando este decide dar un nuevo rumbo a su vida. Rushdie, que proviene de una cultura mestiza porque nació en Bombay y tiene la ciudadanía inglesa, afirma que Furia «tiene que ver con mi estilo de vida. Vivimos en un mundo donde la realidad está fragmentada y es múltiple, hay que evolucionar y cambiar. La experiencia de la mezcla cultural nos ayuda a los escritores». Convencido de que la envidia conduce «a todo tipo de desastres y resentimientos. El fenómeno del antiamericanismo está creciendo, pero no hay duda de que existe un enemigo real, pues se odia lo que se desea». Salman Rushdie también se pronuncia sobre la relación que mantiene con Padma, una joven modelo que habla español entre otras muchas lenguas y que ha inspirado uno de los personajes de la novela; de los intelectuales europeos que le dieron la espalda, aunque en público le defendían y también de su país natal, India.