Luto en el mundo de la música por la muerte del director Luis García Navarro

EFE MADRID

TELEVISIÓN

11 oct 2001 . Actualizado a las 07:00 h.

Los restos mortales del hasta ayer director artístico-musical del Teatro Real, el maestro Luis Antonio García Navarro, fallecido en la madrugada de ayer en Madrid a consecuencia de un cáncer, fueron incinerados ayer en el madrileño cementerio de La Almudena. Es muy probable que las cenizas del maestro sean trasladadas a la localidad valenciana de Chiva, en donde García Navarro nació hace sesenta años, el 30 de abril de 1941. García Navarro ingresó hace varias semanas en la Clínica de la Luz al agravarse su salud debido al cáncer que padecía y que le tenía retirado de los escenarios desde la primavera. Luis Antonio García Navarro, primer director-musical del Teatro Real tras su reapertura hace ahora cuatro años, tenía previsto dejar el cargo en julio próximo, cuando concluyera el contrato de cinco años que le unía al coliseo, una decisión que, a comienzos de este año, anunció por carta a la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, en su condición de presidenta del Patronato de la Fundación Teatro Lírico. Última vez La última vez que el músico valenciano ocupó el foso del Teatro Real, para ponerse al frente de la Orquesta Sinfónica de Madrid, fue en marzo pasado, para dirigir un Parsifal, una de las óperas de Wagner, protagonizado por el tenor Plácido Domingo. Fue un éxito unánime, de crítica y público, el mayor que García Navarro vivió en el Teatro del que ha sido director artístico-musical durante más de cuatro años.