Cuando el sonido se puede tocar

Los auriculares Razer Nari Ultimate incorporan una nueva tecnología háptica que proporciona una experiencia inmersiva en juegos, música y películas


A veces solemos decir que un sonido es «muy denso», o que casi «se puede tocar». Son frases hechas para hacer referencia a una experiencia de audio que se sale de lo normal, pero que no se podían traducir en algo real. Hasta ahora. La marca de gaming Razer ha conseguido con sus últimos auriculares que el sonido no solo se transmita de los pabellones auditivos al cerebro, sino que se expanda por nuestra cara proporcionando una nueva sensación de escucha, o una nueva forma de sentir el audio de un videojuego de una forma física.

Los Nari Ultimate incluyen una tecnología háptica denominada HyperSense desarrollada junto a la compañía alemana Lofelt, especialista en la creación de dispositivos para experiencias táctiles inmersivas y naturales.

«Lofelt tiene la misión de impulsar el crecimiento de la tecnología háptica como un estándar en la industria, y equilibra el audio y video de alta calidad a los que estamos acostumbrados en los dispositivos actuales», explica Daniel Büttner, su presidente.

HyperSense utiliza controladores hápticos especiales que generan una retroalimentación multidimensional con capacidades estereo para una mejor percepción posicional. La tecnología funciona en todos los formatos de juegos, música y películas sin una integración específica, mediante la conversión de señales de audio en una retroalimentación táctil en tiempo real.

La verdad es que es más fácil probarlo que explicarlo, pero cuando nos ponemos los Nari Ultimate notamos como toda la fuerza del sonido se distribuye por nuestra cabeza, dando un nuevo realismo a cualquier escena. Los gravez retumban con toda su fuerza y se propagan por nuestro cráneo y mejillas. Lo bueno es que, si por ejemplo queremos escuchar música al estilo tradicional, podemos apagar la retroalimentación háptica.

Los Nari Ultimate incluyen una diadema autoajustable que los hace muy confortables, con orejeras giratorias (cada cabeza tiene una forma distinta) y almohadillas de gel refrescante. Una solución apropiada para usuarios que realizan largas sesiones de juego. Los auriculares tradicionales suelen tener espuma foam o con memoria, pero estas almohadillas con gel refrigerante van más allá: cuentan con canales ocultos para las patillas de gafas, de forma que quienes las usan tengan un ajuste más cómodo.

La tecnología THX Spatial Audio (estrenada en los Kraken Tournament Edition) también está presente. Esta característica crea una inmersión auditiva real en profundidad mediante la simulación de sonido de 360 grados con una precisión milimétrica para tener conocimiento de lo que ocurre durante el juego en términos de sonido.

Los auriculares cuentan con controles de volumen de audio y mute tanto en cable como en modo inalámbrico (el pequeñísimo dongle Bluetooth se esconde dentro de los cascos cuando no se usa). Son compatibles con PC, Xbox, PlayStation, Nintendo Switch y dispositivos móviles, y cuestan 199 euros en su versión Ultimate. Hay también los Nari normales, sin HyperSense pero con el resto de características; y los Nari Essential, inalámbricos, con THX Spatial Audio y almohadillas de gel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando el sonido se puede tocar