Mercedes presenta su primer coche eléctrico

Empezará a producirse en el 2019 y tendrá una  autonomía eléctrica de más que 450 kilómetros según el ciclo normalizado europeo


Mercedes-Benz presentó su nueva marca de productos y tecnologías para la movilidad eléctrica en el Salón del Automóvil de París del año 2016. A partir de mediados de 2019 el fabricante alemán va a pasar a la ofensiva con el lanzamiento del EQC (consumo de corriente en el ciclo mixto: 22,2 kWh/100 km; emisiones de CO2 en el ciclo mixto: 0 g/km, datos provisionales), el primer automóvil Mercedes-Benz de la marca EQ. Su diseño claro, exento de transiciones, y los contrastes cromáticos típicos de la marca buscan sitúarlo como precursor de un canon estético vanguardista para vehículos eléctricos. El nuevo modelo usa dos motores eléctricos _uno en el eje delantero y otro en el trasero_ con una potencia total de 300 kW. Según Mercedes es posible alcanzar una autonomía eléctrica de más que 450 kilómetros según el ciclo normalizado europeo.

Sus proporciones sitúan al EQC en el segmento de los SUV atípicos. La línea estilizada del techo, el contorno de las ventanillas con línea de cintura baja y el descenso del perfil del techo en la zaga, como rasgo típico de los coupés, posicionan al vehículo en un lugar intermedio entre un SUV y un SUV Coupé.

Un elemento llamativo del frontal es la extensa superficie Black Panel que envuelve los faros y la parrilla delantera. El Black Panel acaba en su parte superior en un elemento de fibra óptica, que establece por primera vez una unión visual entre las típicas luces de circulación diurna de Mercedes?Benz en forma de antorcha. Al conducir de noche se percibe la luz de posición como banda luminosa horizontal, casi de lado a lado del vehículo. La carcasa interior y los tubos de los faros MULTIBEAM LED incorporados de serie presentan un acabado en negro brillante. Elementos de contraste cromáticos subrayan discretamente la pertenencia a la nueva familia EQ: franjas azules sobre fondo negro y un distintivo MULTIBEAM, también de color azul.

El habitáculo del EQC pretende sentar las bases de los futuros vehículos eléctricos. Un ejemplo de ello es el reborde de lamas del tablero de instrumentos, que recuerda a las aletas de refrigeración de un amplificador de alta fidelidad. El tablero de instrumentos asume la forma de un puesto de conducción centrado en torno al conductor. El perfil en forma de ala típico de Mercedes-Benz tiene proporciones asimétricas y está «recortado» en la zona del conductor. Aquí encontramos uno de los detalles estéticos más destacados del puesto de conducción: una casete de alto brillo con rasgos técnicos que aloja los difusores de ventilación de perfil bajo y lamas en forma de llave en color dorado rosa.

Propulsión: dinamismo y eficiencia

El EQC equipa un sistema de propulsión de desarrollo completamente nuevo con una cadena cinemática eléctrica compacta (eATS) en el eje delantero y otra en el eje trasero. Esta disposición confiere al EQC las cualidades de marcha de un modelo con tracción integral. Las eATS presentan dimensiones diferentes en los dos ejes con el fin de reducir el consumo de electricidad y aumentar el dinamismo. El motor eléctrico del eje delantero está optimizado para alcanzar una máxima eficiencia en la gama de carga baja o mediana, mientras que el motor trasero determina el dinamismo de la conducción. Los dos equipos de propulsión desarrollan conjuntamente una potencia aproximada de 300 kW, y el par máximo conjunto de los dos motores eléctricos asciende a unos 765 Nm.

Los ingenieros de Mercedes-Benz han implementado diversas medidas para mejorar el confort acústico. Las eATS del EQC están desacopladas por partida doble mediante apoyos de goma, tanto entre la unidad de propulsión y su bastidor auxiliar como entre el bastidor auxiliar y la carrocería. Estas medidas de desacoplamiento se complementan con medidas de aislamiento que hacen que el habitáculo sea extremadamente silencioso.

Una batería de iones de litio con una capacidad energética útil de unos 80 kWh (ciclo normalizado europeo) suministra la electricidad que necesita el vehículo. El consumo y la autonomía dependen en gran medida del estilo de conducción, también en los vehículos eléctricos. El EQC asiste a su conductor, poniendo a disposición cinco programas de conducción de diferentes características: Comfort, Eco, Max Range, Sport y un programa adaptable individualmente.

Un componente esencial en los programas de conducción optimizados para el ahorro de energía es el pedal acelerador háptico, que ayuda al conductor a practicar un estilo de conducción económico. El conductor tiene la posibilidad de influir en la potencia de recuperación accionando levas de cambio dispuestas detrás del volante.

Un sistema de asistencia a la conducción denominado asistente ECO presta amplia ayuda al conductor para conducir de forma anticipativa. Por ejemplo, con indicaciones sobre el momento adecuado para levantar el pie del acelerador por acercarse una limitación de velocidad, o con funciones como el planeo y el control preciso de la recuperación. Para ello se combinan mediante conexión en red los datos de navegación y el reconocimiento de señales de tráfico con la información de los sistemas inteligentes de seguridad (radar y cámara estereoscópica).

La carga: flexible y rápida

El EQC dispone de serie de un cargador de a bordo (OBL) refrigerado por agua con una potencia de 7,4 kW. Por consiguiente, está preparado para el proceso de carga con corriente alterna (AC), tanto en el propio domicilio como en estaciones de carga públicas.

Si se utiliza una Mercedes-Benz Wallbox, la carga es hasta tres veces más rápida que conectando el vehículo a una caja de enchufe doméstica. Si se desea superar esta velocidad puede recurrirse a la carga con corriente continua _prevista de serie en el EQC_ que harán posible los sistemas CCS (Combined Charging Systems) en Europa y los EE.UU., así como el sistema CHAdeMO en Japón o GB/T en China. En función del SoC (Status of Charge: estado de carga), el EQC recarga la batería con una potencia máxima de hasta 110 kW, siempre que lo permita la estación de carga correspondiente. En ese caso, el tiempo de carga es de unos 40 minutos para un incremento del 10 al 80 por ciento del estado de carga (dato provisional).

El EQC está equipado con el sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience), que se ha completado con contenidos específicos para el EQ como por ejemplo, la autonomía, el estado de carga y el flujo energético. Con el MBUX pueden manejarse y ajustarse también otras funciones optimizadas para el EQ como la navegación, los programas de conducción, la intensidad de carga y la hora de partida.

En el indicador de MBUX figura un panel especial EQ que combina un gran número de funciones de la tecnología EQ. Como alternativa, el usuario puede accionar una tecla en el panel de mando inferior izquierdo para acceder directamente al menú EQ del sistema MBUX. El mando fónico específico del EQ facilita el manejo del EQC, pues permite emitir comandos en lenguaje natural.

EQ ofrece a sus clientes una amplia gama de servicios para la movilidad eléctrica, englobada en la marca Mercedes me. Entre las novedades más importantes se encuentra la preclimatización, para que el habitáculo tenga la temperatura deseada en el momento de ponerse en marcha. Para la programación puede utilizarse directamente MBUX o bien la Mercedes me App. Un sistema con bomba de calor y calefactores adicionales eléctricos climatiza el habitáculo antes de emprender la marcha.

Otra innovación es la navegación optimizada EQ, que tiene siempre en cuenta en su cálculo la ruta más rápida, incluyendo el tiempo de carga más corto viable. Además, la planificación de rutas reacciona de forma dinámica a cambios de circunstancias. El conductor puede planear su ruta tanto a bordo como fuera del vehículo (utilizando la Mercedes me App). Gracias a la navegación optimizada EQ, los usuarios pueden encontrar fácilmente las estaciones de carga y tienen mediante Mercedes me Charge un acceso cómodo a los postes de carga de numerosos proveedores, tanto en su propio país como en el extranjero. Los clientes se beneficiarán asimismo de una función integrada de pago.

Seguridad activa y pasiva

El EQC está equipado con la generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción de Mercedes-Benz. El paquete de asistencia a la conducción incluye nuevas funciones, como una adaptación anticipativa de la velocidad al acercarse al final de una retención. Si reconoce un atasco, el asistente activo de distancia DISTRONIC reduce la velocidad a un máximo aproximadamente de 100 km/h. Si el vehículo se encuentra en una retención en la autopista, el sistema permite un guiado desplazado del centro del carril, con el fin de poder crear un pasillo para los servicios de salvamento.

Junto al amplio programa de pruebas de choque habitual en el desarrollo de nuevos vehículos, Mercedes-Benz ha establecido para la batería y para todos los componentes que conducen electricidad otras prescripciones de seguridad. Se ha adaptado la estructura del EQC a las exigencias especiales de los componentes eléctricos y de la batería, y se han dimensionado sus componentes. Un ejemplo es el nuevo bastidor auxiliar que rodea los componentes de propulsión alojados en la sección delantera del vehículo, y que asume los esfuerzos por medio de los puntos de sujeción acreditados.

La posición de montaje de la batería de alto voltaje en un lugar apropiado bajo el suelo del vehículo es un elemento importante del concepto de seguridad. El acumulador de energía está rodeado por un robusto bastidor que puede absorber energía. Entre el bastidor y la batería se han incorporado elementos de deformación que pueden absorber las fuerzas adicionales resultantes de un choque lateral grave. En la parte delantera de la batería se ha colocado un escudo de protección, que evita que el acumulador de energía sufra la intrusión de cuerpos extraños.

El sistema de alto voltaje se desconecta automáticamente de forma reversible o irreversible en función de la gravedad detectada del accidente. Adicionalmente se han previsto puntos de separación donde los equipos de rescate pueden desactivar el sistema manualmente.

En la fecha de lanzamiento al mercado del nuevo modelo, unos 200 prototipos y modelos de preserie del EQC habrán recorrido varios millones de kilómetros de pruebas en cuatro continentes (Europa, Norteamérica, Asia y África). El programa de pruebas incluye más de 500 ensayos individuales. Al igual que los demás vehículos Mercedes-Benz, el EQC tiene que superar el exigente programa estándar de pruebas. A esto se añaden ensayos especiales para la propulsión eléctrica, la batería y la interacción de todos los componentes de la cadena cinemática.

Los ingenieros de Mercedes-Benz pudieron servirse de los exhaustivos conocimientos adquiridos a partir de los tests digitales destinados a asegurar la viabilidad constructiva y a simular, por ejemplo, el comportamiento del vehículo en caso de impacto, su aerodinámica y su respuesta a las vibraciones (NVH: noise, vibration, harshness, es decir, ruidos y vibraciones). A esto se suman ensayos intensivos en un gran número de bancos de pruebas en el Mercedes-Benz Technology Center MTC de Sindelfingen, Alemania. La relación entre las pruebas digitales y las pruebas reales es aproximadamente de 35 a 65%.

La producción en serie del EQC dará comienzo en el año 2019 en la planta Mercedes-Benz de Bremen, Alemania. Una innovación de gran relevancia es el llamado centro de integración de la batería, en el que el EQC celebra una segunda «boda» después del montaje de las dos cadenas cinemáticas eléctricas (eATS) en la carrocería. Los sensores de la línea detectan el EQC con ayuda de soportes de datos montados sobre la carrocería y lo equipan con la batería específica del modelo eléctrico. La carrocería se transporta con ayuda de un dispositivo de suspensión en C y se coloca sobre un bastidor. Los brazos portantes elevan la batería desde abajo y la montan en el piso del vehículo. Un mecánico supervisa el atornillado automático.

En paralelo a estos preparativos, se ha puesto en servicio y está aumentando el ritmo de producción de las baterías para el EQC en una sección ampliada de la planta de producción de baterías en Kamenz (junto a la ciudad de Dresde, en Alemania).

Pero Bremen no es la única planta que se está preparando para la producción del EQC. La Joint Venture chino-alemana de producción Beijing Benz Automotive Co. Ltd. (BBAC) está llevando a cabo un proceso similar ante el comienzo de la producción del EQC para el mercado local en China.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Mercedes presenta su primer coche eléctrico