Los únicos auriculares con los que se puede conducir

Los LG Tone Ultra, con un altavoz que se puede conectar o desconectar mediante un interruptor, están autorizados por la Dirección General de Tráfico al ser considerados un dispositivo manos libres


Circular con nuestro vehículo se está poniendo muy complicado. Los radares acechan a la vuelta de cualquier curva, los límites de velocidad disminuyen en proporción inversa a la mejora de la red viaria y de la seguridad de los automóviles (el Gobierno quiere bajarlos a 110 kilómetros por hora en autopista, 90 en carretera convencional y 30 en ciudad) y el uso de las nuevas tecnologías como el smartphone, reproductores mp3 o navegadores externos está muy restringido: o los manejamos en parado, o nos exponemos a una cuantiosa multa y la pérdida de puntos.

Lógicamente el uso de auriculares mientras se conduce está prohibido, ya que al volante debemos estar pendientes de lo que nos rodea y tener capacidad de escuchar los avisos sonoros que hagan otros conductores, la policía, ambulancias, etc. Pero hay una excepción. LG ha diseñado la diadema Bluetooth Tone Ultra, que la Dirección General de Tráfico considera un dispositivo manos libres y por lo tanto es compatible con la conducción.

Actualmente, el modelo HBS-820 S es el único que cuenta con esta certificación. Con el altavoz mono externo, las llamadas telefónicas se pueden atender sin necesidad de colocarse los auriculares de botón (que salen y se recogen en los extremos de la diadema) en los oídos. Un interruptor permite activar o desactivar el altavoz.

Los LG Tone Ultra cuentan con sonido JBL Signature Sound, que genera unos graves más amplios, precisos y puros para disfrutar de un rendimiento acústico de alta calidad. Los micrófonos MEMS DUALES incorporados están diseñados para mejorar la sensibilidad y el chip Qualcomm aptX garantiza que el dispositivo inalámbrico conectado por Bluetooth ofrece audio de alta calidad. Conserva los datos de sonido y, como resultado, «la experiencia acústica es mejor que escuchar un CD», según explican desde la firma coreana.

La diadema es una solución inteligente y sencilla para no tener que lidiar con el cable, el gran incordio de los auriculares tradicionales de botón. Este sistema también está disponible en otros modelos de la gama LG Tone, como los Active+ HBS A100, con Bluetooth y altavoces estéreo externos. Enfocados más a la actividad deportiva, tienen un diseño estable y seguro que se adapta alrededor del cuello sin riesgo de que se desconecten, incluso en medio de un entrenamiento intenso. La clasificación de impermeabilidad IPx4 mantiene el producto intacto del exceso de sudor o de salpicaduras de agua.

Los Tone Active también cuentan con un sensor integrado que funciona a través de una aplicación de teléfono y realiza un seguimiento del ritmo de marcha. Con ella se puede controlar la distancia recorrida, las calorías quemadas y otros parámetros. El precio de estos auriculares es de 179 euros, mientras que los Tone Ultra se quedan en 129.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los únicos auriculares con los que se puede conducir