El nuevo MacBook Air frente a su clon: Xiaomi Mi Laptop Air

El ultraportátil de Apple tiene mejor pantalla y estrena el cifrado mediante huella digital, pero su rival chino ofrece mayor rendimiento gráfico y un precio bastante más reducido


Apple acaba de renovar el MacBook Air, un ultraportátil que lanzó en el 2008 cuando esta categoría prácticamente no existía (los ordenadores más ligeros que había entonces eran los netbooks tipo Asus Eee PC) y que marcó las líneas a seguir por todos los fabricantes, especialmente en cuanto a diseño se refiere. Una década después aspectos como la construcción unibody, las carcasas metálicas, el grosor inferior a 15 milímetros o los teclados extraplanos ya no son exclusivos de la compañía de la manzana. Por todas partes aparecen clones y hemos tenido ocasión de probar el de la firma Xiaomi, conocida como la «Apple china» y que se parece hasta en el nombre: Mi Laptop Air.

El MacBook Air llamó la atención desde su primera versión por la calidad de su pantalla, con una definición y brillos muy superiores a lo que se estilaba entonces. Pero el modelo se había quedado atrás y ahora incopora por fin un panel Retina con una resolución nativa de 2.560 por 1.600 píxeles y 227 ppp (píxeles por pulgada). La del portátil de Xiaomi tiene también 13,3 pulgadas y tecnología IPS, pero su resolución se queda en simple Full HD (1.980 x 1.080 píxeles) y con una menor definición (166 ppp). Para edición gráfica, juegos y tareas que necesitan mucha precisión de color está claro que el MacBook gana por goleada, aunque quizá no sea el uso típico de estos equipos, pensados más para ofimática y productividad.

Apple ha incluido en el nuevo Air su sensor de huella Touch ID, algo que no deja de ser irónico porque al mismo tiempo lo ha eliminado en sus iPhone XR y XS y los nuevos iPad Pro. No solo sirve para desbloquear el ordenador, también se puede utilizar para pagar en tiendas online o acceder a documentos y páginas web protegidas sin tener que poner usuario y contraseña cada vez. El Xiaomi Mi Laptop Air también tiene lector de huellas digitales, aunque está situado en una zona un poco extraña (dentro del touchpad, en la esquina superior derecha) y su función no va más allá de ser un control de seguridad para impedir accesos no deseados a nuestra información.

A nivel de potencia, ambos portátiles cuentan con procesador i5 y 8 GB de RAM, aunque la memoria del Xiaomi es DDR4, que tiene un rendimiento un 28 % superior a la DDR3 que monta Apple. También en el sistema de almacenamiento sale ganando la firma china, ya que ofrece una única configuración con disco SSD de 256 GB, mientras que el MacBook parte de 128 GB. Eso sí, en este último podemos pedir opcionalmente hasta 1,5 TB de capacidad, un aspecto interesante si no queremos cargar con discos duros externos.

Donde no hay discusión es en el apartado gráfico, ya que Apple reserva sus GPU más potentes para los MacBook Pro y limita el Air a los gráficos integrados en la placa de Intel. Frente a esto, el Xiaomi Mi Laptop Air incluye una tarjeta NVIDIA GeForce MX150 con 2 GB dedicados, lo que lo convierten automáticamente en la mejor opción para videojuegos. Claro que, hoy en día, si queremos mover juegos potentes tendremos que recurrir a ordenadores mucho más sofisticados, ya sean portátiles o equipos de escritorio.

El teclado es muy bueno en ambos. Apple ha llevado al extremo lo que sobresalen las teclas de la carcasa, con un mecanismo de mariposa que ya estrenaron los MacBook Pro. Para algunas personas, sin embargo, que estén tan a ras de la superficie no resulta cómodo, y lo cierto es que en el Xiaomi la sensación al escribir es perfecta. Los dos teclados son retroiluminados, por lo que no tendremos problemas para trabajar en ambientes oscuros.

En cuanto a los puertos, el nuevo MacBook estrena conector USB-C para alimentación, al igual que el Mi Laptop Air. Pierde el lector de tarjetas SD que tenía la versión anterior, y tampoco se le puede conectar ya una unidad Superdrive (lector de CD/DVD) externa. Solo cuenta con dos puertos Thunderbolt 3, compatibles con USB-C y que alcanzan una tasa de transferencia de datos de hasta 40 Gb/s. En el lado contrario, el modelo de Xiaomi ofrece dos USB 3.0, un HDMI y jack auriculares de 3,5 mm (otro de los conectores que Apple está desterrando de todos sus productos).

No hemos podido probar todavía el nuevo MacBook Air (en Cupertino dice que proporciona graves el doble de potentes,un rango de sonido más amplio y un 25 % más de volumen que la generación precedente), pero en el portátil de Xiaomi los altavoces AKG, en combinación con Dolby Audio Premium Edition, suenan realmente bien.

Uno de los aspectos clave en un dispositivo de este tipo es la batería. La del Mi Laptop Air es de cuatro celdas/40 W y garantiza 7,5 horas de reproducción de vídeo o navegación web inalámbrica. La del MacBook le barre en este apartado, con 13 y 12 horas, respectivamente.

Los dos portátiles son muy similares en su apariencia (carcasa de aluminio de una sola pieza) y dimensiones, con un grosor máximo de 1,57 centímetros en el MacBook y de 1,48 en el Mi Laptop Air. El primero pesa 1,25 kilos y el segundo 1,3. El precio, 1.349 euros frente a 899. Una diferencia notable, que podría dar incluso para comprar un iPad estándar de 128 GB.

¿Con cuál quedarse? No cabe duda de que Xiaomi ha conseguido un producto de gran calidad y que cumple muchos de los estándares impuestos por Apple para este tipo de portátiles ligeros, e incluso los supera en el caso del rendimiento gráfico. Detalles como el sistema de refrigeración con ventiladores con aspas metálicas, el excelente acabado o un teclado casi perfecto por disposición y recorrido de las teclas así lo demuestran. Llama la atención, por cierto, que la compañía de Shenzhen haya renunciado a poner su logo en la cubierta, dejándola completamente limpia, un detalle que nos ha gustado.

Frente a su clon, el nuevo MacBook Air ofrece una pantalla muy superior, con una nitidez y resolución impresionantes, y una tecnología puntera a la hora de cifrar los datos apoyada en el chip T2 Security: toda la información guardada en el SSD está protegida, «del primer al último bit», aseguran. Los usuarios del ecosistema Apple también valorarán un sistema operativo (macOS Mojave) que permite, entre otras cosas, continuar en el portátil una tarea (documento, email, nota o mensaje de texto) iniciada en el iPad o el iPhone, y viceversa. Las opciones de configuración también son mayores y está disponible en tres colores: gris espacial, oro y plata.

Probablemente haya quienes piensan que la llegada de una nueva generación del MacBook Air es una buena oportunidad para hacerse con el modelo anterior a un precio sensiblemente menor. Sí y no. Cuesta 1.105 euros, pero los 244 euros de diferencia quizá no compensan el hecho de perder la pantalla Retina, el Touch ID y el conector USB-C. También tiene un trackpad más pequeño y un procesador menos actual (también es un i5). A cambio ofrece dos puertos USB 3.0, uno Thunderbolt y el lector de tarjetas. Y es bastante seguro que, frente al precio original impuesto por Apple, las grandes superficies hagan descuentos para deshacerse del stock de los viejos portátiles. En cualquier caso, esa versión anterior del MacBook Air se acerca ya más al Xiaomi Mi Laptop Air, salvo en lo que a la gráfica (una vez más tenemos que recordarlo) se refiere.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El nuevo MacBook Air frente a su clon: Xiaomi Mi Laptop Air