¿Son fiables todos los casinos en línea?

Cada vez hay más filtros y controles para evitar que los usuarios acaben en sitios web no autorizados que pongan en peligro sus datos personales. Entre las novedades hay recientes medidas en el Código de Conducta


El juego online tiene cada vez más presencia y penetración en el mundo digital y, de forma paralela, crece la preocupación social en cuanto al posible riesgo de adicción en usuarios especialmente jóvenes o a la garantía de que quienes juegan estén accediendo a sitios fiables en los que no existe riesgo alguno que ponga en compromiso sus datos personales y bancarios. Al igual que todo nuevo negocio, y más en el caso de que solo tenga presencia online y no en un local físico, existen una serie de requisitos legales que hay que cumplir para contar con la autorización pertinente por parte del organismo que regula a los operadores de juego online en España. Ese organismo es la Dirección General de Ordenación del Juego y, tras varios cambios en las normas legales para la publicidad del juego, el pasado 14 de noviembre se aprobó la propuesta de los cambios en el Código de Conducta que estaba vigente desde junio de 2012.

Con el auge de diferentes portales dedicados el juego en Internet y para que no haya lugar a dudas, lo mejor es consultar alguna lista de los mejores casinos online para confirmar que el sitio web al que se accede cuenta con todas las garantías que le exige la ley. El organismo competente se encarga de que cada sitio web registrado cuente con la autorización, la supervisión y el control pertinente.

El próximo 15 de enero de 2020 entrarán en vigor estos cambios, relacionados principalmente con las normas éticas en la política publicitaria de los operadores de juego online. Los principios de legalidad, de lealtad, de veracidad y de responsabilidad social deben estar presentes. ¿Qué supone el cumplimiento de cada uno de ellos?

La legalidad implica la aceptación de las nuevas limitaciones de la ley a las que todo operador debe acogerse si quiere contar con la oportuna licencia. La lealtad, entendida como un buen uso de las comunicaciones de tipo comercial tanto en forma como en fondo, debe identificarse a través de mensajes comprensibles.

El principio de veracidad se debe aplicar también por parte de quienes forman parte del negocio. La información mostrada en los anuncios debe ser lo suficientemente clara como para no omitir datos importantes que puedan dar lugar a confusión como por ejemplo los importes de los bonos de bienvenida o los límites de las retiradas cuando se obtiene premio. Es decir, la transparencia para el jugador debe primar ante todo.

Por último, la responsabilidad social es un principio que va ligado directamente a las comunicaciones comerciales. En concreto, la publicidad debe transmitir que el juego es una actividad de ocio que debe practicarse dentro de unos principios de consumo responsable. Para ello, es crucial dar a entender que el juego compulsivo y repetitivo es emocionante y divertido pero también altamente adictivo. Nunca debe sugerirse al usuario que el juego funcionará como vía de escape a sus problemas -sean o no de tipo económico- y siempre habrá que proteger a los menores de edad, el colectivo más vulnerable. Cuando hay sitios web que incitan al juego de forma clamorosa en horarios televisivos de protección infantil (entre las siete de la mañana y las diez de la noche), estarán incumpliendo una de las normas principales del Código de Conducta. Lo mismo ocurre con personajes de renombre que prestan su imagen para las campañas publicitarias. La nueva norma prohibe que deportistas en activo publiciten este tipo de servicios, así como famosos que participen en espacios infantiles en medios de comunicación o cuya actividad se desarrolle con menores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

¿Son fiables todos los casinos en línea?