Los hackers atacan la economía «token»

El desarrollador vigués Alejandro Regojo sufre múltiples asaltos de piratas informáticos desde que cofundó la criptomoneda Bitcoin Gold en octubre del 2017

.

Los háckers ya están atacando la economía «token» (ficha), basada en las divisas electrónicas y las monedas cifradas. Hay un suculento botín detrás del dinero virtual que promete agilizar las transacciones comerciales sin intermediarios. Cerca de 2.000 criptomonedas cotizan y en conjunto su valor de mercado vale billones de euros.

El desarrollador vigués Alejandro Regojo es director de producto de la criptodivisa Bitcoin Gold (BTG). Él y cinco amigos que conoció en foros de Internet lanzaron en octubre esta versión (fork) de bitcoin para hacerlo más descentralizado. Tras la alegría inicial de que BTG tocase un valor de mercado de 5.600 millones de dólares llegaron los ataques de los háckers. Ahora tiene que tomar precauciones como usar un teléfono secreto que guarda en una caja para sus conversaciones de máxima seguridad. «Ya no puedo tener ni un móvil normal no red wifi, este negocio me ha cambiado la vida desde hace ocho meses», dice.

El cofundador de BTG cuenta desde su despacho en un dúplex de la Porta do Sol de Vigo cómo los piratas informáticos suplantaron dos veces su identidad en las redes sociales. Sin embargo, aclara que robarles sus monedas es casi imposible porque se basan en la tecnología «blockchain».

Regojo, de 24 años, admite que «tenemos un montón de problemas» con la ciberseguridad de su plataforma de gestión del Bitcoin Gold. «El de las criptomonedas es un mundo en el que en el teléfono, aunque hay sistemas muy seguros para hacerlo, de repente, se empieza a guardar mucho dinero en los aparatos de la gente», afirma. Añade que «si te hackean el teléfono se pueden llevar la información pero si, además tienes criptomonedas, estas tienen un valor añadido». Por ello, los hackers malos («que también los hay buenos») han reorientado sus actividades delictivas hacia donde huelen que van a sacar un jugoso beneficio. Y es un plato apetitoso cualquier empresa del mundo de las criptomonedas, por ejemplo, que mueva el dinero hacia las «start-ups» o acceden a una gran firma. «Si robas información a una gran empresa, tienes que ir a buscar un comprador pero si lo que sacan son criptomonedas, ese ya es propio producto de por sí y pueden comprar cualquier cosa con ellos», resalta.

Aclara que «a nosotros nunca nos han robado nada porque tenemos una blockchain y no le pueden robar porque es inmutable. A nosotros, nos pueden robar la identidad para hacer delitos y las monedas se las pueden sustraer a otras personas pero no a los que organizan el blockchain, como nosotros».

Aún así, Regojo aclara que sí sufrieron ataques para suplantar su identidad. «Nos la han hecho de todos los tipos, robaron un teléfono, hackearon la tarjeta SIM, hicieron un duplicado de todo, consiguieron el pin mediante fuerza bruta, y a través de la SIM, la autentificación que te llega al teléfono para ponerla en el ordenador y verificar que eres tú (la autentificación de dos pasos) consiguieron llegar al software que tenemos para organizar toda la empresa», indica.

El desarrollador vigués, que antes estudió Económicas, indica que «hemos tenido ciberataques de todos los colores, desde ataques de denegación de servicios que nos tiraron abajo la web pero a mí, personalmente, el que más me afectó fue la suplantación de identidades. No es la primera vez que en redes sociales, crearon un cuenta que no es mía. Pasó en el lanzamiento de la moneda y hace dos semanas me pasó otra vez. Esto forma parte del ambiente de las criptomonedas».

Añade que el software necesita seguridad y los problemas en este mundo «son tan reales como en otro». Hace poco, un hácker exigió 50.000 euros a otra empresa que no tenía nada que ver con las criptomonedas. «El mundo delictivo del hácking es aplicable a todo, con la dispersión del software, se podría hackear hasta el taxi de esas empresas que usan aplicaciones para reservar plaza», añade.

Bitcoin Gold está liderado por el chino Jack Liao mientras que Regojo figura como organizador. Los otros cuatro socios son otro chino, un norteamericano, un búlgaro y un colombiano. La empresa ocupa el puesto 31 entre las criptodivisas más importantes del mundo, tiene un valor de 536 millones de dólares y cada unidad cotiza a 31 dólares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los hackers atacan la economía «token»