La huella de Sinclair

David Bonilla

RED

Hugo Tobio

Clive Sinclair dejó una inmensa huella en la historia de la Informática. Recordar sus logros puede ayudarnos a recordar también el potencial impacto de lo que hacemos

22 sep 2021 . Actualizado a las 09:35 h.

El pasado jueves, Clive Sinclair murió a los 81 años después de luchar durante mas de una década contra el cancer, rodeado de sus hijos y nietos. En el Reino Unido es considerado un héroe nacional. En 1983 recibió el título de Sir y -a pesar de no haber ido nunca a la universidad- fue investido como doctor honoris causa en las de Bath, Heriot-Watt, Warwick y el Imperial College de Londres.

Cualquiera de sus múltiples logros -desde la invención de la primera calculadora de bolsillo al diseño de la bicicleta plegable más ligera del mundo, pasando por la comercialización de uno de los primeros vehículos eléctricos- le hubieran hecho justo merecedor de tales distinciones, pero su mayor éxito fue el ZX Spectrum, el ordenador personal con el que Sinclair contribuyó a la democratizar la Informática.  

Su precio de salida en 1982 era de 125 libras que -sumando la inflación- hoy equivaldrían a unos 525 euros. No parece muy impresionante en una época en la que podemos comprar un portátil de gama baja por el mismo dinero, pero en aquel entonces la informática personal no era -ni mucho menos- un mercado de masas, sino un nicho muy reducido.