Roomba i3+, el vaciado automático al alcance de todos los bolsillos

RED

iROBOT

El nuevo aspirador autónomo de iRobot incorpora el sistema de limpieza en tres fases con navegación inteligente y expulsa los desperdicios a una bolsa hermética cuando vuelve a su estación de carga

31 may 2021 . Actualizado a las 21:59 h.

Hoy en día hay robots que cortan el césped o que recorren el suelo de las piscinas, pero hay que remontarse al 2002 para encontrar el primer dispositivo de este tipo pensado para la limpieza del hogar. La compañía iRobot creó esta categoría con la introducción del aspirador Roomba, que desde entonces es la referencia del mercado y ha sido profusamente imitado por numerosas firmas de tecnología. Pero Roomba, al igual que el robot friegasuelos Braava, también de iRobot, ha ido paulatinamente incorporando patentes y funciones avanzadas de mapeo y navegación que apuestan por la innovación y el uso de la inteligencia artificial.

En sus series de gama alta s9+ e i7+ (esta última pudimos probarla hace dos años y nos dejó muy buena impresión) Roomba cuenta con el sistema de vaciado automático Clean Base, y ahora lo lleva también a un modelo más accesible, el i3+. Este robot ofrece por supuesto navegación inteligente y una serie de funcionalidades de limpieza personalizadas gracias a la tecnología iRobot Genius. Pero lo que lo hace especialmente singular es esa capacidad de vaciarse por sí solo, sin intervención del usuario, con lo que ello supone en términos de autonomía y comodidad.

iROBOT

El momento más engorroso de cualquier aspirador (sea robótico o no) es cuando tenemos que vaciar el depósito. En las tradicionales aspiradoras de trineo se ideó un sistema de bolsa hermética que se cerraba al extraerla y solo había que echarla al correspondiente cubo de reciclaje. El Clean Base de iRobot une esa filosofía con las características avanzadas de un robot. Ya no tenemos que pensar en vaciar la Roomba cada vez que que se usa ni preocuparnos de que no llegue a terminar el trabajo porque su depósito está lleno. Cada vez que vuelve a su estación de vaciado (que también es base de carga), la Roomba i3+ se deshace automáticamente de los desperdicios, que son aspirados con fuerza y quedan depositados en una bolsa. Y así durante meses.

La bolsa sellada AllergenLock está diseñada con cuatro capas de material para atrapar hasta el 99 % de los alérgenos del polen y del moho.Extraerla y poner una nueva es un gesto sencillo y sobre todo higiénico, algo que valoramos especialmente en estos tiempos de máxima preocupación por la profilaxis a raíz de la pandemia del covid-19.

iROBOT

Roomba i3+ es compatible con la aplicación iRobot Home, disponible para dispositivos iOS y Android. Gracias a la inteligencia artificial de última generación y las capacidades de comprensión del hogar, el robot es capaz de aprender cómo, cuándo y dónde nos gusta que limpie, y ofrece sugerencias personalizadas como horarios de funcionamiento (basados en trabajos de limpieza anteriores) o consejos útiles durante las temporadas de alergia o de muda de pelo de mascotas.

En combinación con la plataforma iRobot Genius y a la aplicación IFTTT Connect es posible automatizar procesos e interactuar con otros dispositivos domésticos inteligentes, como la cerradura August Smart Lock Wi-Fi. Cuando emparejamos la Roomba i3+ con dispositivos habilitados para Alexa o con Google podemos controlarla con órdenes de voz.

Este modelo también es compatible con la tecnología Coordinación Imprint, de modo que puede complementarse con el friegasuelos Braava jet m6 de iRobot para ofrecer un nivel de limpieza adicional. De todas formas, su capacidad trabajando sola es sobresaliente, gracias al sistema de limpieza en tres fases: utiliza dos cepillos de goma multisuperficie que trabajan juntos y un tercero especialmente diseñado para llegar a esquinas y bordes.

iROBOT

El i3+ dispone de una potencia de succión diez veces superior en comparación con la serie 600 de Roomba. Su patrón de recorrido sigue líneas rectas y navega por las distintas habitaciones pasando sin problemas (y sin enredarse) por encima de alfombras. Otra tecnología patentada llamada Dirt Detect hace que robot sepa dónde se acumula la suciedad y se emplee más a fondo en esas áreas específicas. El filtro de alta eficiencia captura hasta el 99 % del polen del ambiente, el moho, los ácaros provenientes del polvo y los alérgenos de gatos y perros.

En nuestra prueba nos costó un poco la sincronización con la red Wi-Fi (debe conectarse a la red de 2,4 Ghz), pero una vez conseguido todo marchó sobre ruedas. Aprovechamos las paredes virtuales de anteriores modelos -en esta versión no viene ninguna de serie, aunque se pueden adquirir por separado- para crear barreras invisibles por donde no queríamos que pasara. Y, como siempre, antes de que se le acabase la batería la Roomba volvió ella sola a la estación de carga, reanudando posteriormente la limpieza donde lo había dejado hasta que el trabajo estuvo completo.

iROBOT

La Roomba i3+ también estrena un nuevo diseño con un aro superior de un material que emula tejido, minimiza las huellas dactilares y recoge menos polvo. El botón Clean permanece oculto hasta que el robot se enciende, y luego se ilumina para indicarnos en qué fase de trabajo se encuentra o emitir notificaciones. La caja incluye además la estación Clean Base, dos bolsas AllergenLock, un filtro adicional y el cable de alimentación. Cuesta 699 euros y si no queremos el sistema de vaciado automático podemos adquirir solo el robot por 449 euros.