¿Cuántos programadores somos?


 Escuchamos continuamente que hay poco «talento técnico», pero ¿realmente alguien sabe cuánto hay?

Es difícil poder calcular cuántos somos si antes no nos ponemos de acuerdo en qué somos. La Comunidad se divide en un amplio espectro que va desde los sangre pura, que creen que solo pueden considerarse «informáticos» aquellos que posean un grado universitario que los acredite como tal; hasta la facción a la que pertenezco, que considera camaradas incluso a los muggles -humanos sin conocimientos de programación- que colaboran en el esfuerzo coral que supone crear y monetizar software. 

Si determinar cuántos programadores hay en España es complicado, intentar cuantificar la totalidad de camaradas del metal -programadores, sysadmins, diseñadores, técnicos de soporte, product managers o gente de marketing- es, prácticamente imposible.

Primero, porque somos una de las industrias donde la formación reglada tiene menos peso. Según el Ministerio de Educación, en el curso 2018-2019 se matricularon 49.979 alumnos en el Grado de Informática, pero apenas se graduaron 4.824, en parte por la dificultad de los estudios, pero sobre todo, porque muchos empiezan a trabajar sin llegar a finalizarlos. Es una cantidad ínfima comparada con el número de profesionales que se incorporan al mercado laboral desde la Formación Profesional además de los distintos bootcamps, cursos y masters.

 También porque, por fortuna, somos un sector muy poco corporativista. Podemos saber con exactitud que en España hay 249.153 abogados colegiados, de los cuales ejercen 153.913, pero, por el momento, nadie tiene la potestad de repartir carnets de programador -es más, algunos graduados afirman que están destinados a algo mucho más importante, firmar proyectos, sea lo que sea eso- así que, no hay manera de saber con total certeza cuantos somos, pero podemos usar los datos a nuestra disposición y nuestro conocimiento de la industria para intentar calcularlo.

Según el Instituto Nacional de Estadística, hay 481.700 personas trabajando en la industria informática en España, pero eso no quiere decir mucho. 

Dicho cálculo se basa en el código CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) que las empresas eligen para clasificarse en un sector de actividad, pero ni todas las empresas que desarrollan software tienen un CNAE relacionado con la informática, ni todas las empresas con un CNAE del grupo 61, 62 o 63 se dedican en exclusiva a desarrollar software. Por ejemplo, el CNAE de Manfred es el 6201 (Actividades de programación informática), pero nos dedicamos fundamentalmente al recruiting técnico, una ocupación considerada «indigna» por la hidalguía informática. 

Y, por supuesto, no todo empleado de una empresa tecnológica se dedica directa o indirectamente a desarrollar y comercializar software. Las grandes corporaciones como INDRA o Telefónica tienen desde personal de mantenimiento de instalaciones hasta abogados en plantilla. ¿Dónde marcamos la línea?

If we have data, let’s look at the data. If all we have are opinions, let’s go with mine.

Antiguo CEO de Netscape

- Jim Barksdale

Cuando las estadísticas oficiales no valen, lo que queda son estudios y extrapolaciones con mayor o menor fortuna. El Informe anual del ONTSI (Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad) cifra en 446.881 las personas que en 2019 trabajaban en el sector TIC en España. Por otro lado, Eurostat estima que ese mismo año hasta 712.500 personas trabajaron en empresas TIC y Telco en nuestro país. Sin embargo, en 2017, StackOverflow calculó que en España había alrededor de 321.000 programadores basándose en el número de visitas que provenían de nuestro país, lo cual no deja de ser un argumento más o menos peregrino. Según el informe The State of European Tech 2020, producido por el fondo de inversión atómico, en España hay 6.208 programadores por cada millón de habitantes -uno de los mejores ratios en Europa- lo que implicaría que andamos alrededor de los 290.000. 

Ya sean 290.000 o 712.000, aún más complicado es averiguar dónde residen exactamente todas esas personas. En un informe de Nexten de 2018 se asegura que en Madrid hay alrededor de 90.000 programadores -lo que le convierte en el octavo mercado local de talento técnico más grande del mundo, solo por detrás de ecosistemas como San Francisco (300.000), Londres (250.000) o París (150.000)- y en Barcelona llegan hasta los 57.500, lo que significa que entre las dos ciudades se concentra la mitad de los técnicos del país. Lo malo es que no he encontrado otra fuente en el informe más allá del número de perfiles encontrados en LinkedIn. 

Tal disparidad de criterios y cifras puede apreciarse como simple ruido, pero también como «datos de control» para intentar desarrollar y validar nuestro propio modelo, basado en la única estadística cierta que conocemos -el número de empleados de las empresas que se consideran a sí mismas parte del ecosistema TIC- y la realidad que nos deja vislumbrar nuestra experiencia más inmediata: el porcentaje de personas que en una empresa tecnológica se dedican efectivamente a diseñar, desarrollar y comercializar tecnología; y, por otro lado, el porcentaje de camaradas de metal que lo hacen en compañías que -al menos sobre el papel- no lo son. 

Con esas tres premisas, no parece descabellado afirmar que en España somos alrededor de 450.000 camaradas del metal, involucrados de una u otra manera en la creación y explotación de software, de los cuales al menos 300.000 serían programadores.

 Da igual que dicha cifra no sea exacta -sabemos que no lo es-, pero la próxima vez que nos pregunten cuántos somos, al menos podremos determinar si somos 8 u 80; y, también, la lógica que hay detrás del cálculo. 

Esta Bonilista ha sido posible gracias a Tekki 

Tekki nace con la idea de convertirse en un portal de referencia para encontrar contenido IT. Un punto para profesionales que quieran compartir -y, potencialmente, monetizar- sus conocimientos; y cualquier camarada del metal ávido de conocimiento.

En Tekki puedes crear tu propio canal donde volcar tu contenido abierto y configurarlo para que la gente pueda apoyarte económicamente parar seguir creando material; y, también, crear un modelo de suscripción de pago en el que compartir contenido exclusivo con tus suscriptores: microcursos, talleres, katas, masterclasses, live coding, product reviews, resolución de dudas, entrevistas, unboxings, meetups... ¡tú mandas!

Si te interesa, puedes seguirles en Twitter o visitar su página web (www.tekki.tv) para conseguir más info. Registrarse es completamente gratis.

Este texto se publicó originalmente en la Bonilista, la lista de correo de noticias tecnológicas relevantes para personas importantes. Si desea suscribirse y leerlo antes que nadie, puede hacerlo aquí ¡es bastante gratis!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

¿Cuántos programadores somos?