Propósitos para 2021

El cambio de año es una excusa tan buena como cualquier otra para regalarnos el tiempo necesario para reflexionar sobre lo que estamos haciendo y lo cerca o lejos que está de lo que queremos hacer


Volvíamos a casa de mis suegros, después de dejar a mi madre en su casa tras la comida de Navidad y, aprovechando la inusual intimidad de la que disfrutábamos durante el trayecto, mi mujer me volvió a preguntar por enésima vez «¿Sigues contento con el cambio? ¿Te arrepientes?».

Oh sí, «el cambio». La mudanza. El viaje. En un año en el que la mayoría se había limitado a sobrevivir nosotros habíamos vendido nuestra empresa, nos dimos el lujo de cambiar de vida y hasta nos permitimos el capricho de producir un programa de televisión en directo de 6 horas de duración solo porque me empeñé en hacerlo, en contra de la opinión de todos. La vida nos sonreía.

Y no, no estaba arrepentido de haber dejado Madrid. Los argumentos que me habían llevado a mudarme con toda mi familia a A Coruña seguían estando ahí, otra cosa es que estuviera contento porque -a pesar de todos los cambios, viajes y traslados- no podía evitar sentir que había vuelto al punto de partida. Que no había aprendido nada y había vuelto a dejar que el miedo siguiera condicionando mi vida. Ese pánico irracional a que llegue el día en el que no pueda mantener a mi familia -con el que convivo desde que tuve a Irene, mi hija mayor, entre mis brazos- o falle a las personas que están a mi cargo. Y, una vez más, me había enfrentado a ese miedo de forma visceral y sin racionalizarlo. Trabajando sin descanso.

Pero sucumbir ante la incertidumbre y la ansiedad por no saber qué pasará mañana es normal cuando te atropella una pandemia mundial. Lo que me frustraba no era reencontrarme con mis antiguos temores sino la manera con la que me había enfrentado a ellos: encerrado en mí mismo y construyendo un muro invisible entre mis preocupaciones y aquellos por los que me preocupaba, para intentar protegerlos. Pero, mientras intentaba convertirme en el héroe que nadie había pedido, no me preocupé de ser el padre, esposo, amigo y compañero que todos querían. Alguien a quien había que preguntarle cómo se sentía, porque era incapaz de hablar de ello.

Mientras la lluvia repiqueteaba contra el parabrisas me sentí estúpido. No podía dejar de pensar en que una de mis principales aliadas a la hora de convencer al resto de la familia para venir a A Coruña fue la propia Irene. Tuvo dudas al principio, pero cuando le expliqué que aquí todo estaba más cerca, todo era más sencillo y eso me llevaría a pasar menos tiempo trabajando y más con ella y su hermano- empezó a hacer campaña de forma entusiasta a favor de traslado. Sin embargo, eso aún no había pasado; y, si no podía honrar mi palabra, habría arrastrado a mi familia a una aventura sin sentido. Cambiaríamos de escenario, pero seguiríamos interpretando la misma obra. Galicia es un medio, no un fin.

No. De lo único que me arrepentía era de seguir permitiendo que la preocupación por lo que pueda pasar en el futuro me impida disfrutar del presente. Podía echarle la culpa a la pandemia, pero a lo mejor había llegado el momento de dejar de buscar excusas y empezar a asumir que nunca superaría mis miedos solo. Que, quizás, el primer paso para lograrlo es compartir esas preocupaciones con los que quiero -sin sentirme culpable- en vez de seguir alimentándolas.

Mis propósitos para 2021 son los cimientos sobre los que intentaré construir el estilo de vida que prometí mi hija y vencer mis miedos, pero que lo haga o no es irrelevante si no consigo abrirme más, mucho más, con todos los que me rodean.

2020 nos ha alejado a todos de forma literal o figurada. El próximo año mi objetivo es estar más cerca que nunca de los que quiero.

Historias de 2020

2020 llega a su fin y desde Google for Startups echan la vista atrás para contarte las historias de un año único, en el que las startups han demostrado más que nunca su capacidad de innovar, adaptarse a los cambios y responder a desafíos inesperados.

Ya puedes ver su anuario de «Historias de 2020», que contiene testimonios y entrevistas con más de 30 startups, que comparten cómo han superado este año, a qué retos se han tenido que enfrentar y qué nuevas oportunidades han encontrado en su camino.

Descárgate aquí gratis el anuario

Este texto se publicó originalmente en la Bonilista, la lista de correo de noticias tecnológicas relevantes para personas importantes. Si desea suscribirse y leerlo antes que nadie, puede hacerlo aquí ¡es bastante gratis!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Propósitos para 2021