La IA se cuela en el ecosistema universitario

RED

Tres visiones sobre la implicación de la enseñanza superior en proyectos relacionados con la inteligencia artificial

07 dic 2019 . Actualizado a las 19:50 h.

Nadie puede quedarse atrás en la carrera global por desarrollar la inteligencia artificial, pieza clave de la Sociedad 5.0. Hay que «surfear la ola» y las universidades gallegas se ponen al día con nuevos grados y másteres y sopesan introducir la asignatura de Ética de la IA en las ingenierías.

ANGEL MANSO

Amparo Alonso, coordinadora de LIDIA en A Coruña: «España es el cuarto en el grupo de países líderes en Europa en IA»

Amparo Alonso es ingeniera química e investigadora en inteligencia artificial. Preside la Asociación Española de Inteligencia Artificial (AEPIA) y coordina el grupo de investigación LIDIA (Laboratorio de I+D en Inteligencia Artificial) de la Facultad de Informática de la Universidad de A Coruña. Opina que la IA es un área en la que deberían revisarse los actuales planes de estudio de la Ingeniería Informática en España, ya que estos están en gran parte basados en el Libro Blanco de la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDII), que data del año 2004. «Pero es en esta década cuando la IA salta a la industria como tecnología importante, que está liderando el cambio (no solo tecnológico sino también social), hacia la llamada Sociedad 4.0», afirma. Añade que esta situación se intenta corregir mediante la creación de másteres en IA (AEPIA ofrece un máster a través de UIMP en español y online), la creación de grados en Ciencias e Ingenierías de Datos (en el SUGA es reciente este grado en la UDC), y los muy recientes grados en IA. Alonso destaca que España tiene un número importante de grupos de investigación de relevancia internacional en varias áreas de la IA, como hace constar el informe de 2018 Joining the dots: A map of Europe's AI Ecosystem, donde la consultora Roland Berger distingue a España, «eso sí, a cierta distancia» de Reino Unido, Francia y Alemania, como el cuarto en el grupo de países líderes. Propone mayor diversidad de género en este área, resaltar la ética, dar informática en la etapa infantil, crear start-ups y atraer a talentos que emigraron.