Huawei lleva al Gobierno de EE.UU. ante los tribunales

Recurre la orden de la Comisión Federal de Comunicaciones que prohíbe a los operadores de zonas rurales del país adquirir equipos de Huawei

El fundadory presidente de Huawei, Ren Zhengfei, durante una conferencia en la sede central de la compañía en Shenzhen (China) este año.
El fundadory presidente de Huawei, Ren Zhengfei, durante una conferencia en la sede central de la compañía en Shenzhen (China) este año.

Huawei ha decidido pasar al ataque. Unos días después de que el Gobierno de Donald Trump ampliase otros tres meses la prórroga antes de hacer efectiva la inclusión de la compañía china en la Entity List (que impide a las empresas norteamericanas venderle tecnología) ha presentado un recurso judicial en la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos contra la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés).

La firma de Shenzhen exige que la Corte revoque la «orden ilegal» que la FCC -agencia estatal formada por cinco comisarios designados por el presidente y refrendados por el Senado, que controlan los republicanos- aprobó el 22 de noviembre y que prohíbe a los operadores en zonas rurales del país recurrir al Fondo de Servicio Universal (USF) para adquirir equipos de Huawei.

En su petición, Huawei acusa a la FCC de vulnerar sus derechos para defenderse por haberla etiquetado como una amenaza a la seguridad nacional. Añade que la FCC se basa en conclusiones arbitrarias, sin pruebas ni resultados de un análisis o razonamiento sólido, violando así lo estipulado por la Constitución de los Estados Unidos, la Ley de Procedimiento Administrativo y otras leyes. «Prohibir una compañía como Huawei, por el mero hecho de provenir de China, no resuelve los desafíos de ciberseguridad», afirmó Song Liuping, director de Asuntos Legales de Huawei.

Liuping recordó que tanto el presidente de la FCC, Ajit Pai, como otros comisionados, no han presentado ninguna evidencia que demuestre que Huawei constituye una amenaza para la seguridad, y que han ignorado los hechos y objeciones planteadas por Huawei y los operadores rurales después de que la FCC hiciera una primera propuesta en marzo del 2018. «Los operadores de zonas rurales estadounidenses, en pequeños pueblos de Montana, Kentucky y granjas en Wyoming, eligen trabajar con Huawei porque respetan la calidad e integridad de nuestros equipos», añadió.

Según Karl Song, vicepresidente del departamento de Comunicación Corporativa de Huawei, la decisión de la FCC pone en peligro la mejora de la conectividad en las zonas rurales de Estados Unidos, la cual depende de los equipos de Huawei, puesto que otros proveedores no estaban dispuestos a hacer negocios en lugares «demasiado remotos o donde el terreno es complicado, o donde no había un gran número de habitantes». La prohibición y la consiguiente propuesta de eliminar y reemplazar los equipos «supondrá cientos de millones de dólares e incluso obligaría a algunos pequeños operadores a declararse en quiebra», aseguró.

El aplazamiento en la aplicación del veto a Huawei había sido argumentado por la propia Casa Blanca como una forma de no perjudicar a los operadores de las regiones rurales estadounidenses, aunque en realidad supone mantener a la compañía china (segundo fabricante de smartphones del mundo, tras Samsung) en un limbo mientras se negocia un nuevo acuerdo comercial entre Washington y Pekín. La compañía china apenas tiene presencia en el mercado de consumo de EE.UU. porque las principales operadoras (Verizon, AT&T) se negaban a comercializar su móviles, pero había conseguido extender sus equipos de redes de telecomunicaciones a muchas regiones montañosas y apartadas del país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Huawei lleva al Gobierno de EE.UU. ante los tribunales