«Hombres de negro» que vigilan el ciberespacio

RED

UNSPLASH

Entes públicos de España y Europa, como el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), el Centro Criptológico Nacional (CCN) o la Comisión Europea, detectan nuevas amenazas y retos que obligan a los expertos en defensa cibernética a actuar con agilidad y a la Administración a modernizarse.

08 nov 2019 . Actualizado a las 20:06 h.

Alberto Hernández, director general del Incibe: «El cibercrimen es un negocio que crece»

El director general del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) señala que a día de hoy «estamos inmersos a nivel mundial en un proceso de transformación digital que va a permitir un desarrollo nunca antes visto en la economía, en la sanidad o en las propias sociedades. Pero esta transformación debe realizarse incluyendo como un pilar fundamental la ciberseguridad».

Recuerda que el Incibe es la entidad pública nacional de referencia que trabaja en el fomento de la ciberseguridad en el ámbito del ciudadano y las empresas, impulsando su concienciación, la prevención ante ciberataques y, si estos ya han tenido lugar, poniendo a disposición las capacidades necesarias para detectarlos, analizarlos y minimizar su impacto. «El cibercrimen constituye un negocio en continuo crecimiento que está afectando de forma importante a ciudadanos, pequeñas y medianas empresas y grandes multinacionales», indica.

Para el Incibe es prioritario desplegar servicios públicos que garanticen un adecuado nivel de protección en nuestro país y fortalezcan la ciberseguridad internacional, puesto que dicho negocio no tiene fronteras. Pero la ciberseguridad no solo supone un reto a la seguridad nacional e internacional, sino que también «es una verdadera oportunidad para el desarrollo de una industria, la de ciberseguridad, que ya da empleo a miles de profesionales. Trabajar para la internacionalización de nuestras empresas, la aceleración de nuevas starttup o apoyar a emprendedores es otra prioridad.