Los 20 años de Google y la controversia que cambiaron el mundo

La compañía se ha hecho con una cantidad inédita de información y con un enorme poder que genera preocupación sobre todo en Europa


mountain view, berlín / dpa

Google ha cambiado el mundo. Desde hace 20 años es posible encontrar información en Internet en pocos segundos gracias al gigante de Internet, que se registró como empresa el 4 de septiembre de 1998 y lanzó su buscador unos días más tarde, el día 27. Pero la compañía, nacida en Estados Unidos, también se ha hecho con una cantidad inédita de información y con un enorme poder que genera preocupación sobre todo en Europa. Ahora intenta estar también a la vanguardia en tecnologías del futuro como la inteligencia artificial o los coches autónomos.

Antes de Google ya había motores de búsqueda, pero Larry Page y Sergey Brin consiguieron darle ventaja rápidamente a su creación. Los fundadores de Google no querían hacer sencillamente un catálogo web sino crear un buscador inteligente. La relevancia de las webs depende de la cantidad y la calidad de los links que llevan a ellas, el denominado page rank. Ahora también contribuyen cientos de factores más en los algoritmos desarrollados por los trabajadores de Google.

Page y Brin programaron en sus casas la primera versión del buscador en 1996 y lo llamaron BackRub. No pasó mucho tiempo antes de que cambiaran el nombre a Google, una alusión a la palabra googol, la denominación matemática de un 1 con 100 ceros.

Registraron Google como empresa el 4 de septiembre de 1998 para poder cobrar un cheque de 100.000 dólares del cofundador de Sun Microsystems, Andreas von Bechtolsheim. Su objetivo era conseguir ordenar toda la información del mundo y hacerla accesible para todos. Su credo (que ya apenas se menciona) era «no seas malo» («Don’t Be Evil»). Su primera oficina fue un garaje en el corazón de Silicon Valley. La entonces propietaria de ese garaje, Susan Wojcicki, dirige la plataforma de vídeos YouTube, propiedad de Google.

Page fue el primer director ejecutivo de Google, pero los inversores no confiaban en dejar el floreciente negocio en manos de sus fundadores, que por aquel entonces no tenían ni 30 años. Así que en el 2001 el experimentado Eric Schmidt se convirtió en CEO de la compañía, cargo que tuvo hasta que en el 2011 Page volvió a ponerse al timón. Durante esa década, Schmidt dirigía la compañía pero sus fundadores tuvieron libertad para hacer operaciones como la compra de la start up que estuvo detrás de Android, el sistema operativo más utilizado actualmente por los smartphones.

Tan inteligente como el algoritmo de Google fue el concepto para ganar dinero con el buscador: pequeños anuncios relacionados con las búsquedas de los usuarios. Solo hay que pagar por esos anuncios cuando se hace clic en ellos y el precio se fija mediante una subasta.

Una empresa del tamaño de Google puede ganar miles de millones con ese tipo de pequeños contratos. De hecho, aunque con los años Google ha sumado nuevas actividades, los anuncios que aparecen en las búsquedas siguen siendo la base de su negocio y de Alphabet, la empresa matriz. En el último trimestre Alphabet obtuvo una facturación de 32.600 millones de dólares (28.000 millones de euros), de los que 28.000 procedieron de los ingresos por anuncios.

Abuso de posición dominante

La comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Verstager, golpeó con dureza en dos ocasiones al gigante tecnológico. En 2017 le impuso una multa de 2.400 millones de euros por discriminar a la competencia en la publicidad de productos. Y el pasado julio dictó una sanción récord de 4.340 millones de euros por abuso de posición con su sistema operativo Android. La compañía digirió fácilmente las multas, pero la exigencia de la UE de permitir más competencia en las plataformas móviles podría convertirse en una bomba para el actual negocio de Android.

Por otro lado están los temores sobre la protección de datos y la pregunta de si Google ya sabe demasiado sobre sus usuarios. Recientemente se supo que los teléfonos que usan Android guardan constantemente la ubicación incluso si los usuarios no querían que así lo hiciese. Pese a esas reservas, la compañía pide cada vez más información a sus usuarios: por ejemplo, su asistente solo es realmente útil si se configura para el usuario.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los 20 años de Google y la controversia que cambiaron el mundo