«La maquinita» ya ha dado el estirón

Este libro es un relato perfectamente medido, fascinante a ratos, sobre el nacimiento y la evolución de esa industria del entretenimiento que ha acabado por convertirse en una cultura y un arte en sí mismo.


Hará unos años atrás, se solía dar uno de los momentos más trascendentales para un adolescente, o preadolescente: recibir como regalo su primera consola. Podía ser también un PC o algún otro aparato similar, pero al final, era llamado por el núcleo familiar «la maquinita». Un término bastante descriptivo a fin de cuentas. A día de hoy, en el que un crío crece con una pantalla entre las manos, es más difícil poder discernir cuándo echa su primera partida a un videojuego, aunque este sea un recuerdo bien querido por muchos antes.

Replay: La historia de los videojuegos, es un viaje a las entrañas de la era digital a través de un trabajo de investigación minucioso y acertado, con más de 140 entrevistas a algunos de las figuras con más relevancia dentro del videojuego. ¿Cómo pudieron las maquinitas dominar el mundo? ¿Por qué hay varias en cada hogar? ¿Cuándo empezó a mover más dinero que el cine? ¿Cómo se ha pasado de una bolita y dos líneas verticales devolviéndosela entre ellas, a vastos mundos, de gráficos hiperrealistas hoy por hoy?

A todas esas preguntas trata de responder Tristan Donovan, escritor, periodista y divulgador; y lo hace de una manera veraz, contrastada y atrayente. Replay permite al lector obtener una perspectiva histórica necesaria para poder entender el impacto de la cultura gamer, la cultura del videojuego, en la sociedad de los siglos XX y XXI. A día de hoy, es tan importante -hablando de cultural general- saber quién es el creador de Mario Bros como conocer a la escritora de Harry Potter. Ambos son elementos tan anclados en nuestro subconsciente que es impensable que una persona menor de 50 años no pudiera describir ambas figuras.

Para el profano

No, no hace falta ser un entendido de los videojuegos para echarle el diente al libro de Donovan, editado en castellano por Héroes de Papel recientemente. Es más, puede que el profano a este mundo virtual pueda disfrutarlo más, al presentarse como una obra amena y para todos los públicos, que no se extiende demasiado en posibles filosofías o divagaciones, y prefiere coger al toro por los cuernos y narrar los hechos.

Tono didáctico

En las páginas asoma un tono liviano, casi didáctico, que se amplía a través de los numerosos pies en el margen inferior.

Además de ese viaje histórico, Donovan propone otro recorrido, también ambicioso, y que ocupa casi cincuenta páginas al final del libro. Una juegografía que recopila por géneros, los títulos más relevantes e importantes de la industria del videojuego. Un auténtico diccionario que incluye una breve descripción -hecho meritorio-, así como su fecha de lanzamiento y la compañía encargada de su creación. Hará las delicias de muchos el buscar el juego de su infancia entre los cientos que están presentes. También ofrece sorpresa, al estar presente la posibilidad de recordar algún título olvidado, o, simplemente, perdido en el tiempo.

También incluye un «Glosario de hardware», con las plataformas nombradas a lo largo del libro, y una sección inabarcable de «Referencias», que permite afondar aún más en la temática de la obra de Donovan.

Replay no es la obra definitiva sobre el mundo de los videojuegos y su historia, una tarea enciclopédica y casi imposible que ya trató de elaborar en su día Steven L. Kent en The Ultimate History of Video Games, aunque es una genial aproximación a todo ello.

Un buen relato

Un resumen perfecto que traza imágenes de los diferentes períodos que se han ido sucediendo en las últimas décadas, y capaz de aportar un buen relato sobre qué movió a los creadores de cada época y por qué el público quiso aceptar este nuevo producto de entretenimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La maquinita» ya ha dado el estirón