«Cada vez más, el proceso de compra de un automóvil empieza en la nube»

Los sistemas de «cloud computing» ya se utilizan en numerosas soluciones para el coche conectado

Carlos Sanchiz compara la nube con pulsar el interruptor de la luz
Carlos Sanchiz compara la nube con pulsar el interruptor de la luz

redacción / la voz

Nuestras fotos, los email recibidos y enviados, las aplicaciones que usamos en el trabajo o el futuro coche autónomo que nos transportará sin tener que tocar el volante dependen de la nube. Este concepto es hoy un negocio multimillonario que se reparten los gigantes tecnológicos. Carlos Sanchiz, de Amazon Web Services (AWS), explica cómo funciona.

-AWS no es muy conocido por el gran público, que ve solo Amazon como una gran tienda virtual.

-Es una unidad de negocio independiente dentro de Amazon. Ofrece computación en la nube, un término que hace referencia a la provisión de recursos informáticos bajo demanda a través de Internet, en régimen de pago por uso. Esto permite a las organizaciones contratar recursos tecnológicos como capacidad de procesamiento y de almacenamiento, sistemas de gestión de bases de datos y otros servicios en función de sus necesidades, evitándoles tener que adquirir, mantener y operar sus propios centros de datos y servidores.

-Mucha gente todavía no entiende qué es esto de la nube...

-Trabajar con la nube es equiparable a cómo a los consumidores les basta con pulsar un interruptor para que se enciendan las luces y la compañía eléctrica les provea el suministro eléctrico. A través de sistemas de computación en la nube, AWS gestiona y mantiene la infraestructura informática necesaria en entornos seguros y las empresas pueden acceder a estos recursos a través de Internet, con el fin de desarrollar y operar sus aplicaciones. Pueden aumentar o disminuir al instante la capacidad de los recursos que necesiten, pagando únicamente por los que utilicen.

-En este sector hay una guerra entre ustedes, Microsoft y Google.

-Estamos hablando de un mercado con un valor total de billones de euros. Es un espacio en el que no puede haber un único jugador. La sorpresa para nosotros no ha sido que surjan competidores, sino que nos hayan dado tanta ventaja inicial. Tras 12 años proveyendo servicios a millones de clientes de más de 190 países, somos mucho mejores que cuando empezamos. La experiencia es una de esas cosas que no se pueden pasar por un algoritmo de compresión.

-¿Cómo puede ayudar AWS en el desarrollo del vehículo autónomo?

-El desarrollo e implantación de los vehículos autónomos pasa por contar con la capacidad para recabar, almacenar y gestionar enormes volúmenes de datos, de procesarlos en plataformas de alto rendimiento, analizarlos en entornos de aprendizaje profundo y procesar reglas y eventos locales que puedan producirse en torno al vehículo.

-¿Puede poner algún ejemplo?

-Empezando por el proceso de compra, la compañía de software ZeroLight ha desarrollado, en colaboración con Audi, experiencias ultrarrealistas en las que el cliente puede explorar, configurar e interactuar con el vehículo a través de renderizados, que lo reproducen en 3D y permiten customizarlo. Esto permite ofrecer al cliente un concesionario personalizado, disponible a través de cualquier dispositivo y en cualquier lugar del mundo. Cada vez más, el proceso de compra comienza en la nube.

-¿Y en la conducción?

-BMW actualmente ofrece el sistema Carasso en su nueva Serie 7. El nombre proviene del inglés Car-as-a-Sensor (vehículo como sensor), es un ejemplo muy sofisticado de conectividad y procesamiento de datos en la nube. Permite contar en todo momento con información actualizada sobre elementos como los límites de velocidad, la optimización de las rutas o la geometría de las vías. HERE, la empresa líder en mapas de alta definición y servicios basados en la geolocalización, ha desarrollado una nueva solución basada en la nube de AWS, llamada HD Live Map, que brinda al usuario un sistema de inteligencia artificial con toda la información necesaria para realizar maniobras con total seguridad y con perfecto arreglo al código de circulación vigente en su ubicación.

-¿Qué otras soluciones existen?

-La start-up china TuSimple ha desarrollado un sistema de conducción autónoma capaz de trabajar en condiciones extremas de iluminación, ya sea por exceso o por defecto, como es el caso de la conducción nocturna. Emplea sistemas de machine learning para realizar una segmentación de los objetos en torno al vehículo (como otros vehículos, peatones y señales), píxel por píxel, en tiempo real y con un geoposicionamiento con una precisión de centímetros. También tenemos un proyecto prototipo, en colaboración con Vodafone y Saguna, para ayudar a detectar a conductores que puedan estar distraídos. El vehículo cuenta con una cámara que enfoca al conductor y sistemas de seguimiento del movimiento.

«Estamos invirtiendo en las tecnologías de ‘blockchain’»

La seguridad es uno de los puntos críticos de una infraestructura en la nube.

-¿Utilizan la tecnología «blockchain» para garantizar la inviolabilidad de los datos?

-Estamos invirtiendo en las tecnologías de blockchain a través de nuestra red de partners. Aproximadamente el 90-95 % de nuestros proyectos se planifican en función de lo que nuestros clientes nos subrayan como lo más importante.

-¿Qué pasa cuando se cae un servicio de almacenamiento en la nube? Hay quien elucubra con un hipotético caos mundial si se produce un ataque global a los servidores.

-AWS construye sus centros de datos en múltiples regiones geográficas y los organiza en múltiples zonas de disponibilidad para cada región, ofreciendo así la máxima resiliencia frente perturbaciones del sistema. También diseñamos los centros de datos para que cuenten con un número de conexiones por encima de las necesarias. Esto permite que, de producirse algún trastorno importante, el centro de datos siempre cuente con la capacidad necesaria para reequilibrar la carga de trabajo.

-¿Y si estamos circulando en un coche autónomo en ese momento?

-AWS Greengrass les da a todos estos vehículos conectados acceso a los servicios de computación, mensajes, caché de datos y sincronización que utilizan al funcionar, sin tener que depender de tener conectividad de banda ancha constante. De hecho, este servicio permite a los vehículos comunicarse mutuamente utilizando mensajes locales que no pasan por la nube.

-¿Hay centros de datos AWS en España, al igual que Amazon tiene almacenes en nuestro país?

-En España contamos con dos ubicaciones de borde de red que ayudan a nuestros clientes a ofrecer contenidos al consumidor con una latencia mínima, así como con dos ubicaciones AWS Direct Connect que permiten establecer conexiones directas entre sus infraestructuras y la nube de AWS.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Cada vez más, el proceso de compra de un automóvil empieza en la nube»