«Los alumnos llegan más descansados al no jugar con el móvil de madrugada»

Un centro de Lugo implantó un proyecto pionero para moderar la adicción de los escolares a los aparatos tecnológicos


LUGO / LA VOZ

Conscientes de la adicción de los móviles entre los adolescentes, tres profesoras del Instituto Xoán Montes de Lugo pusieron en marcha este curso escolar un proyecto pionero para intentar atajar este problema. «Nas reunións de avaliacións eramos conscientes do uso desproporcionado dos dispositivos entre os alumnos e o que isto traía consigo. Había adolescentes de primeiro da ESO que se durmían nas clases porque estaban ata as catro da mañá manipulando o teléfono, outros que non facían vida social no recreo porque estaban enganchados aos videoxogos ou ao móbil, algún dicíache que non ía á casa dos avós porque non tiñan wifi...», relatan Consuelo Burgo, Cristina Vila y Ana Rico, las artífices de este proyecto que bautizaron como Dieta Dixital y que está siendo un éxito.

El motivo de nombrarlo así se debe a una película alemana que narra la historia de una familia berlinesa que está totalmente enganchada a las nuevas tecnologías. Harta de la situación, la madre decide requisar los teléfonos móviles de todos durante un mes. Pues algo semejante es lo que desarrollaron estas tres profesionales de Lugo a finales de este año, y que también contaron con la colaboración de Senén Olano, el profesor de plástica, para hacer un mural.

«Algún dicíache que non ía á casa dos avós porque non tiñan wifi», dicen las profesoras

Lo primero que hicieron Consuelo, Cristina y Ana fue convocar una reunión voluntaria para todos los padres y alumnos de primero de la ESO, que tienen una media de edad de 12 años. El encuentro se celebró antes de Navidad y en el transcurso del mismo le explicaron el objetivo del proyecto. Por su parte, los alumnos participantes tenían cierto interés en abandonar sus malos hábitos digitales y restringir el consumo de las nuevas tecnologías. «No colexio están matriculados uns 300 alumnos e en primeiro da ESO contamos con 55. Unhas 20 familias acudiron ao encontro, o que supón o 80 %. Gustoulles moito a iniciativa e a moitos deles axudounos a ver a realidade», indicaron las tres docentes.

Entre las condiciones de esta iniciativa se encontraban medidas drásticas, como la prohibición de llevar dispositivos tecnológicos al Instituto y la limitación de su uso fuera de horario escolar. Durante la semana tan solo podrían usar estos dispositivos durante 45 minutos diarios y los fines de semana, una hora y media cada día. Alumnos y padres firmaron un convenio de compromiso para participar en este proyecto y cumplir con sus condiciones.

En la tarde del martes se celebró el primer encuentro entre las tres profesoras y los padres participantes en el proyecto para comprobar su evolución. «Mellorouse moito a comunicación entre pais e fillos na casa, substituíron os aparatos tecnolóxicos por libros ou xogar na rúa, melloraron moito nas redaccións dos comentarios de textos, nos controis rutineiros...», concluyeron las tres profesoras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Los alumnos llegan más descansados al no jugar con el móvil de madrugada»