Facebook da un golpe en la mesa y realiza uno de los cambios más importantes en su historia

Apuesta por una red social más humana donde las interacciones sociales sean el centro de la experiencia, volviendo a sus orígenes

Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, durante una presentación en California
Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, durante una presentación en California
D.S.

El Facebook del futuro pretende volver a sus orígenes. La red social nació en el 2004 creada por un joven de 19 años que buscaba crear una plataforma donde los estudiantes de la Universidad de Harvard pudieran tener una herramienta de comunicación fluida y compartir el contenido de una forma más fácil. Catorce años más tarde, Facebook es la red social más importante en el mundo. En los últimos años, ha sucedido algo que Facebook quiere cambiar: el peso de las empresas ha empezado a ser cada vez más fuerte, pasando de ser una red social para personas a una red social donde, en algunos casos, hay más contenido de empresas, medios de comunicación, famosos o grupos políticos que de los propios amigos y familiares.

El orden en el que aparecen las publicaciones en el muro, conocido como Newsfeed, depende de un algoritmo que permite que Facebook analice el comportamiento, perfil y actividad de las personas que usan su red social. Con esa información, el gigante tecnológico puede conocer mejor los intereses y gustos de cada usuario para seleccionar automáticamente un contenido con el que las personas reaccionen más. Actualmente, Facebook prioriza las publicaciones de amigos cuyos contenidos se ha comentado, compartido o reaccionado anteriormente, como un «me gusta». Otra cuestión a la que le da importancia son a los temas con polémica que conlleven discusión y la hora en la que se publica el contenido. 

Facebook pretende cambiar esta forma de presentación del contenido, apostando por el contenido de amigos y familia. Mark Zuckerberg cuando fundó Facebook fue para ayudar a las personas a mantenerse conectadas y poder acercarlas. Por ese motivo, el fundador de Facebook, admite que los amigos y familiares deben estar en el centro de la experiencia de uso de su red social y debe tener más peso una foto de familia que el vídeo de un famoso o publicidad de cualquier marca, porque tiene más valor para las personas que forman la red social. El objetivo está claro: Buscan que las interacciones sociales sean más significativas. Para ello, Facebook tratará de predecir qué aportaciones serán las que los usuarios quieran comentar, porque «la interacción entre las personas es más importante que el consumo pasivo de contenidos», según comenta a la AFP John Hegeman.

El contenido público, negocios, marcas y medios, estaba desplazando momentos personales de los usuarios. Así se lo dijeron los usuarios a la red social y Facebook actuó en consecuencia, no sólo por eso. El gigante tecnológico realizó investigaciones y pruebas en seis países, entre ellos Guatemala y Bolivia, para llegar a esa conclusión. Según sus estudios, cuando las personas hacen uso de las redes sociales para conectar con sus amigos y familiares, su bienestar aumenta. El motivo es que la persona se puede sentir más conectada con sus seres queridos, menos sola y sus índices de felicidad y salud aumentan a largo plazo. Va más allá en las declaraciones que hace Mark Zuckerberg: «leer artículos o ver vídeos de manera pasiva, incluso si son de entretenimiento o informativos, quizá no sea tan bueno», lo que incluso podría cansar a los usuarios.

Sin duda, conllevará que la gente vaya a pasar menos tiempo en Facebook según declara Hegeman, pero esperan que el tiempo que las personas pasen en su red social sea un momento positivo o «bien empleado», en boca de su fundador.

Las reacciones en bolsa, en cambio, no son tan positivas como para el personal de Facebook. En la apertura de Wall Street, Facebook se desplomó un 4%. Aunque no son los únicos descontentos con este cambio. En los países donde se realizó la prueba desde octubre, los medios de comunicación observaron una caída de visitas en sus páginas, debido a que sus contenidos quedaban en un segundo plano. Incluso podría implicar que se tenga que promocionar los contenidos en las redes sociales. En algunos casos, el alcance de las noticias en Facebook pudo llegar a verse reducido en un 50%, siendo la caída de lectores peor en los diarios más pequeños, tal y como declaró Filip Struharik, un periodista eslovaco.

Una analista francés apuntaba a que este cambio tendría que ver con que Facebook no quiere asumir responsabilidad en relación con las noticias falsas. También comenta que son los medios de comunicación los que deben retomar el control sobre las informaciones y no depender de las grandes empresas tecnológicas como Facebook o Twitter, red social que también es criticada por la difusión de noticias falsas, especialmente durante la campaña de Donald Trump. Sin embargo, con este cambio, las noticias falsas seguirían teniendo presencia en Facebook, debido a que llegan a los usuarios través de que sus amigos y familiares que lo comparten en sus perfiles. 

Jeff Jarvis, un profesor estadounidense de periodismo, también critica a Facebook por dejar las noticias en un segundo plano. Según el profesor, Facebook se ha convertido en un proveedor de noticias e información y no puede abandonar su responsabilidad. Jarvis, en su blog, escribió un texto en el que dice esperar que el esfuerzo de Faceboook conduzca a una mayor educación y que Facebook no esté buscando simplemente conversación porque eso solo aporta comentarios y trols, usuarios de Internet que buscan la provocación de otros internautas. Incluso exigió que la red social debe diferenciar y valorar el contenido de calidad.

Fuese como fuere, estamos ante uno de los cambios más importantes de la red social que pretende volver a sus orígenes donde las interacciones sociales sean el centro de su actividad. El resultado saltará a la vista en los próximos meses.

El pánico a perderse algo en redes sociales, un mal en aumento

Arantxa Herranz
.

Al menos un 13 % de la población padece este tipo de ansiedad

Primero fue Snapchat y, poco después, casi todas las redes sociales han ido detrás. La posibilidad de compartir una publicación, una imagen o un vídeo, que desaparece a las 24 horas de ser publicada fue la estrategia de Snapchat para atraer a los usuarios y, visto el éxito, Instagram, WhatsApp, Facebook la imitaron. Pero, ¿favorecen estas herramientas el síndrome FOMO (Fear Of Missing Out), la sensación de perderse algo? Este síndrome se describe como un tipo de ansiedad social, el deseo de estar continuamente conectados y sabiendo en todo momento lo que otros hacen, para no perder detalle.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Facebook da un golpe en la mesa y realiza uno de los cambios más importantes en su historia