Ramón Salaverría: «Enseñar qué contenidos son fiables debería explicarse en las escuelas»

beatriz pallas REDACCIÓN / LA VOZ

RED

Andrea Martínez

«Los medios digitales serán el eje de las empresas de la profesión periodística», asegura el investigador y profesor de comunicación

04 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El periodismo digital es actualmente «el que cuenta con una mayor audiencia y el que más tiempo del público consume», resume Ramón Salaverría (Burgos, 1970). Investigador y profesor de comunicación en la Universidad de Navarra, impartió en los últimos días un curso sobre periodismo en Internet y redacción periodística en medios digitales en el Máster en Produción Xornalística e Audiovisual (MPXA), titulación de la Universidade de A Coruña que organiza la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre con el respaldo de la Fundación Amancio Ortega.

-¿Cómo cree que está afrontando el periodismo tradicional su reconversión al mundo digital?

-Esto fue algo nuevo hace 25 años, pero ahora ya no lo es. Los medios digitales han venido para quedarse, pero eso no significa que vayan a quitar de su sitio a los tradicionales, no al menos en un plazo corto, como algunos auguran. La historia del periodismo dice que los medios que han ido apareciendo a lo largo de la historia -impresos, radio, televisión...- nunca han hecho desaparecer a los que ya existían, aunque siempre surgieron voces anunciándolo. Mi impresión es que en unos cuantos años vamos a seguir con la coexistencia actual, aunque eso no significa que todos los medios vayan a permanecer con la relevancia que tenían. Creo que habrá, como en el pasado, una reconfiguración del mercado, con la emergencia de algunos y el declive de otros. Los medios digitales están llamados a convertirse en el eje de las empresas de la profesión periodística.

-¿Cómo puede afrontar el público la valoración de las noticias en estos tiempos de sobreinformación y posverdad?

-Antes el desafío de los periodistas era responder a la escasez informativa. Un periodista era aquel que conseguía información donde no la había. Ahora el problema es el inverso: encontrar una información fiable en este océano de mensajes. El papel del periodista va a seguir siendo proporcionar una información de calidad, pero ahora mediante la selección y la jerarquización. Esa va a ser una de las cosas que la gente más va a necesitar para tomar decisiones.