¿Más realidad?


Hay futuros que se adivinan y solo es cuestión de esperar hasta que una empresa -o un visionario estilo Steve Jobs- consideran que el mercado está maduro para asumirlos. Yo veo un futuro sin smartphones, en el que todos llevaremos en los ojos una especie de lentillas electrónicas que nos permitirán hacer todo lo que ahora ejecutamos con nuestro teléfono móvil, mediante comandos de voz y sutiles pestañeos o movimientos oculares. En el fondo es la tecnología de las Google Glass, pero evolucionada y sin la incomodidad de llevar unas gafas permanentemente. Claro que para eso pueden pasar décadas, pero también desde mediados del siglo XX -con el desarrollo de la televisión- se fantaseaba con la posibilidad de establecer videoconferencias, de ver a nuestro interlocutor en una pantalla, y hubo que esperar hasta los 80 para que se hiciese real; y algunos años más hasta que el desarrollo de Internet y las redes de telecomunicaciones lo hicieron viable comercialmente.

La realidad aumentada es uno de esos futuros con los que ya convivimos -es la tecnología que está detrás de Pokemon GO o que hace magia cuando usamos la app Traductor de Google y en la pantalla del móvil aparece el texto que enfocamos con la cámara convertido al idioma que queremos-. Ahora Facebook ha decidido apostar por ella y quiere meternos en Spaces, una especie de red social virtual en la que viviríamos en la piel de unos avatares estilo Sims o Miis. Yo a eso lo llamo evadirse de la realidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

¿Más realidad?