Un asistente de voz, clave para resolver un asesinato

La petición a Amazon abre un debate sobre privacidad

Colpisa
MADRID

Es una de las grandes revoluciones del 2016 y, a tenor de lo visto estos días, es uno de los campos de la tecnología en el que más esperanzas depositan los analistas al hacer sus tradicionales proyecciones para el año que acaba de comenzar. Hablamos de los asistentes de voz instalados en teléfonos, relojes y otros ‘gadgets inteligentes. En algunos casos se han creado aparatos específicos para albergarlos como los altavoces de Google Home o Echo de Amazon.

Sin embargo, estos productos en los últimos días no han sido protagonistas por sus serviciales funciones o por haber incorporado una nueva y revolucionaria acción a su carta de posibilidades. Lo son porque pueden ser la clave para resolver un crimen sucedido hace un año en Estados Unidos. El supuesto asesinato en cuestión ocurrió en un pueblo de Arkansas, Bentonville. Lo curioso del suceso es que en la escena del crimen, un domicilio particular, su propietario tiene instalado un Amazon Echo. Los investigadores del caso, que ya obtuvieron datos clave de otros aparatos de la casa, consideran ahora que la información recopilada por este asistente inteligente podría arrojar nuevas pistas. Hasta el momento han analizado los datos de un termostato inteligente de Nest, una compañía adquirida por Google; o los de un sensor instalado en la bañera, que ha revelado que se utilizó una inusitada cantidad de agua la madrugada del día que se encontró el cadáver, lo que hizo intuir a los agentes que se trató de eliminar pruebas. Con esa misma esperanza, la Policía ha pedido a Amazon que libere los audios recogidos por este gadget, algo a lo que la empresa de Jeff Bezos se ha negado en rotundo.

Esta negativa se escuda en el mismo argumento que sostuvo Apple en su enconado enfrentamiento con el FBI en el caso del iPhone de San Bernardino: la privacidad de los usuarios. Por aquel entonces, la Agencia Federal solicitaba a la empresa de Tim Cook que le facilitase una ‘puerta trasera’ para saltarse el bloqueo de los terminales y poder acceder al contenido del teléfono de uno de los supuestos terroristas. Los responsables de la manzana se opusieron firmemente, lo que acabo convirtiendo el asunto en un plebiscito público.

La polémica

El asesinato ocurrió en un pueblo de Arkansas, Bentonville, hace un año. Lo llamativo es que en la escena del crimen, un domicilio particular, apareció instalado un Amazon Echo, de ahí que la Policía pida a la empresa ahora las grabaciones

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un asistente de voz, clave para resolver un asesinato