Del coche eléctrico al patinete eléctrico

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto REDACCIÓN / LA VOZ

RED

El Peugeot 3008 apuesta por la movilidad urbana con la protección medioambiental y la reducción de la contaminación como objetivos

17 oct 2016 . Actualizado a las 21:00 h.

Bajamos a nuestro garaje, desenchufamos el coche eléctrico, conducimos hasta la ciudad sin ruido ni emisiones contaminantes y, al llegar, sacamos un patinete eléctrico del maletero para movernos con la misma filosofía ecológica por la urbe. Esta escena, que hace pocos años pensaríamos que está sacada de una película de ciencia ficción o sobre un futuro lejano, es ya presente. Peugeot incluye en los equipamientos más altos de su SUV 3008 un patinete plegable que puede recorrer un máximo de 12 kilómetros a velocidades de hasta 25 kilómetros por hora.

El e-Kick pesa 8,5 kilos, se pliega y se monta de forma sencilla en apenas unos segundos y dispone de una batería de litio de larga duración y freno motor. Ha sido desarrollado en colaboración con la compañía Micro, especializada en la fabricación de patinetes de altas prestaciones. El Peugeot 3008 tendrá una especie de dockstation en el maletero, un sistema que permite guardar el dispositivo y, a la vez, recargarlo mientras se conduce el coche.

Según el constructor de automóviles francés, las cada vez más acentuadas restricciones existentes en las zonas céntricas de las grandes urbes, concienciadas con la sostenibilidad energética, le ha llevado a idear este sistema, con la protección medioambiental y la reducción de la contaminación como objetivos. La marca del león aspira a situarse así a la vanguardia de una nueva corriente, la «movilidad intermodal».