Inteligencia artificial


Vivimos pendientes del WhatsApp. El programa de mensajería propiedad de Facebook es clave en muchas de las cosas que hacemos en el día a día. Por eso todas las noticias que tienen que ver con la aplicación atraen a una gran cantidad de audiencia. Y por eso los otros gigantes de la Red planean lanzar sus alternativas.

La gente usa WhatsApp, pero podría usar otros programas. Google quiere competir con una criatura de nueva creación, Allo. Y ofrece como reclamo la introducción de un sistema de inteligencia artificial que promete ayudar, de manera virtual, al usuario.

Ese mayordomo (se les conoce como bots) vigilaría cada chat y ofrecería reservar viajes, restaurantes o, simplemente, buscar información. Parece interesante, pero ¿cuál es el precio? Pues una vez más, nuestra privacidad es la moneda con la que pagamos el coste de los servicios que aparentemente son gratis en la Red (que quede claro, nada es gratis en Internet, tampoco en la vida real).

En los portales especializados en Android -el sistema operativo para móviles y tabletas de Google- destacan que por defecto Allo almacena todos los mensajes. Para siempre jamás. Salvo que el usuario tome medidas y utilice el modo incógnito que inhabilita al asistente virtual. Ojo, eso ocurre también con otros muchos servicios, aplicaciones o programas de muchas compañías. Si uno no se fija, sus datos, sus experiencias y su vida pasan a formar parte de un muy rentable océano de información que vale muchos millones de euros y es capaz de mover el mundo entero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Inteligencia artificial