Denuncia a sus padres por subir a Facebook fotos de su infancia

Una joven austríaca descubrió en la red 500 imágenes de su niñez, que sus padres habían ido publicando sin pudor ni límites

.

redacción / la voz

El difuso límite de la privacidad que han generado las redes sociales da origen a situaciones como las que vive una joven que ha denunciado a sus padres por haber colgado medio millar de fotos de su infancia en Facebook y mantenerlas accesibles a pesar de sus constantes peticiones para que fueran retiradas.

Según recoge la revista austríaca Die Ganze Woche, una joven de 18 años de la región de Carintia (al sur del país), a la que da la publicación da el nombre ficticio de Anna Maier, se abrió una cuenta en Facebook al cumplir 14 años y descubrió horrorizada que sus padres habían estado documentando en la red social cada paso que había dado en su infancia sin pudor ni límites. Algunas de las imágenes la muestran desnuda en la cama de bebé, gateando por la alfombra o sentada en el orinal, lo que despierta sus temores que de que puedan caer en manos de desaprensivos. 

La joven, que ahora tiene 18 años, pidió en repetidas ocasiones a sus padres que retiraran las imágenes, a lo que estos se negaron con el argumento de que estas forman parte de sus recuerdos familiares. «Estoy cansada de que mis padres no me tomen serio», afirma.

Cuando entró en Facebook, sus padres ya tenían allí 700 amigos a los que suministraban un recuento casi diario de las evoluciones de su hija en imágenes.

Ahora se agarra a la ley de protección de datos para denunciar a sus padres e intentar conseguir por la vía judicial lo que no ha logrado pidiéndolo personalmente

En noviembre dará comienzo el proceso, que podría castigar a los padres con penas de entre 3.000 y 10.000 euros, según la publicación austríaca.

«Considero que es mi derecho poder publicar estas fotos. Ella es nuestra hija y para mi esposa y para mí es un álbum familiar encantador y bien recibido por nuestros amigos de Facebook», afirma a la revista el padre, que deberá comparecer en juicio.

La ley de protección de datos en España establece que el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen es irrenunciable y no prescribe y, en el caso de los menores, corresponde a los padres velar por él. Pero cuando un usuario se registra en Facebook acepta sus normas, que señalan que se otorga a la red social el derecho a utilizarlas mientras no sean eliminadas. No obstante, si, en el momento de eliminarlas, estas imágenes ya han sido utilizadas por terceros podrán seguir compartiéndose de forma indefinida.

Un artículo publicado por la Asociación de Internautas recomienda, entre otras cosas, limitar la difusión de imágenes de menores en Internet, respetar su intimidad, no publicar fotos sin ropa en ningún contexto y pensar que para compartir este material con las personas más cercanas es mejor el correo electrónico que las redes sociales.

Votación
14 votos
Comentarios

Denuncia a sus padres por subir a Facebook fotos de su infancia