Un padre italiano pide a Apple que desbloquee el iPhone de su hijo muerto para recuperar fotos

El FBI accede a «hackear» otros dos dispositivos de la compañía de la manzana en un caso de asesinato


ROMA

Un italiano anunció ayer que ha pedido al patrón de Apple, Tim Cook, que autorice el desbloqueo del iPhone de su hijo, que murió recientemente, para poder recuperar sus fotos y recuerdos. En caso de rechazo o imposibilidad por parte de Apple, el padre asegura que pedirá ayuda a los expertos informáticos que utilizó el FBI cuando el gigante informático estadounidense se negó a desbloquear el iPhone de uno de los autores del atentado de San Bernardino (California).

«No me quiten la posibilidad de guardar recuerdos de mi hijo» pidió en su correo electrónico a Tim Cook el arquitecto Leonardo Fabbretti, cuyo hijo de 13 años murió de cáncer, según el diario La Repubblica.

Su hijo Dama, adoptado en Etiopía en el 2007, murió en septiembre pasado, tras varias operaciones y sesiones de quimioterapia para luchar contra un cáncer óseo diagnosticado en el 2013. «Le ofrecí a mi hijo un iPhone 6 nueve meses antes de su muerte, lo utilizaba todo el tiempo y quería que yo tuviera acceso, añadió mis huellas digitales a las suyas para la identificación», aseguró Fabbretti.

El hombre dijo haber contactado con la compañía israelí Cellebrite -que supuestamente ayudó al FBI en el caso de San Bernardino- y, según el arquitecto, le habrían propuesto intentar gratuitamente forzar el iPhone de su hijo para recuperar los datos.

También ayer, el FBI accedió a desbloquear dos dispositivos de Apple pertenecientes a unos adolescentes acusados de asesinato en Arkansas (EE.UU.). El fiscal del condado de Faulkner, Cody Hiland, explicó que el FBI respondió afirmativamente a la solicitud hecha por su oficina y por la Policía de Conway para desbloquear un iPhone y un iPod.

El juicio contra Hunter Drexler, de 18 años, tenía que empezar la próxima semana y el juez accedió a posponerlo hasta junio para dar tiempo a la acusación y al FBI. Drexler está acusado junto a Justin Staton, de 15, de asesinar en julio del 2015 a Robert y Patricia Cogdell en Conway. Los Cogdell, ambos de 66 años, habían adoptado y criado a Staton como a un nieto, según la prensa local. «Cuando supimos que [el FBI] fue capaz de desbloquear ese teléfono, obviamente quisimos pedirles si nos podían ayudar», explicó Hiland.

Según los fiscales, Staton utilizó su iPod para comunicarse con otros implicados y planear los asesinatos, por lo que confían en hallar pruebas incriminatorias en ambos aparatos. Pero el iPhone 6 perteneciente a Drexler es un modelo superior al desbloqueado por el FBI al asaltante de San Bernardino, un 5c, por lo que se desconoce si podrá hackearlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un padre italiano pide a Apple que desbloquee el iPhone de su hijo muerto para recuperar fotos