iPhone SE, el teléfono «low cost» de Apple

La firma de la manzana lanza su terminal más barato, el iPhone SE que, con las prestaciones del 6S, recupera el tamaño del 5. La compañía profesionaliza además su iPad de toda la vida y baja el precio de sus relojes. Y se reafirma en su decisión de no desbloquear el iPhone del autor del tiroteo de San Bernardino


Cuando Apple convocó para este lunes, 21 de marzo, a 300 personas en su sede de Cupertino, los hinchas de la firma de la manzana comenzaron a revolverse. No era algo habitual. La multinacional acostumbra a decantarse por aforos más elevados, teatros y grandes centros de convenciones. En esta ocasión, optó por lo familiar. Acogió a un puñado de invitados en su propia casa, pero no para abrir una nueva era, sino para ofrecerles una función veloz y poco innovadora en la que no se dijo nada que los medios no hubiesen pronosticado antes. Una hora le bastó a Tim Cook para informar sobre la puesta al día de sus tres dispositivos: el Apple Watch baja de precio y estrena coloridas correas, el iPad de toda la vida se profesionaliza y el iPhone incorpora a un nuevo miembro en su familia, el iPhone SE.

Nunca hasta ahora ningún terminal de Apple había llevado el apellido SE. Estrena gama, por tanto, este nuevo dispositivo que confirma dos cosas: que los californianos se han dado cuenta de que a sus usuarios les gustan los móviles pequeños y que es hora de ir bajando precios. El iPhone SE es, en realidad, un iPhone 6S con el tamaño del iPhone 5 o, lo que es lo mismo, un terminal de 4 pulgadas, pero muy evolucionado por dentro. Procesador A9, huella dactilar, pago con NFC, cámara de 12 megapíxeles con tecnología Focus Pixels para enfoque rápido, reducción de ruido avanzada, posibilidad de grabar vídeo HD, Retina Flash y compatibilidad con vídeos 4K. Es, además, muy fino y también muy ligero. Llega en gris espacial, plateado, oro y oro rosa. Y es el iPhone nuevo más barato de la historia, con un precio de salida de 399 dólares (489 euros) para el modelo de 16 GB.

El objetivo que persigue Apple con el lanzamiento de este híbrido de su quinta y su sexta generación no es el de innovar, sino el de rentabilizar sus últimos movimientos. Rellenar el cuerpo del iPhone 5S con los componentes del 6S es lo que le ha permitido tirar hasta 200 euros el precio de su buque insignia y meter la cabeza en un terreno hasta ahora inexplorado por el gigante estadounidense: la gama media. Saldrá a la venta el próximo jueves en Estados Unidos y llegará a España en mayo.

Un iPad profesional

Para cerrar la reunión de este lunesPhil Schiller anunció una nueva tableta: el iPad Pro 9,7. Se trata del modelo profesional de toda la vida, concebido, según Apple, como la mejor alternativa a un PC. Pertenece este nuevo dispositivo a la línea Pro de los de Mountain View, que encoge su tamaño -de nuevo, la tendencia hacia lo pequeño- hasta las 9,7 pulgadas del iPad original. Mantiene, sin embargo, las características de su hermano mayor, el iPad Pro de 12 pulgadas. Es ligero (pesa menos de medio kilo) y con pantalla retina, un chip A9X de 64 bits, un sistema de cuatro altavoces, cámara iSight de 12 megapíxeles para hacer Live Photos y grabar vídeo 4K, una cámara FaceTime HD de 5 megapíxeles y rápidas tecnologías inalámbricas. Además, es compatible con el Apple Pencil y con un nuevo Smart Keyboard.

Esta versión mini del iPad Pro de 12 pulgadas podrá reservarse desde el jueves 24 de marzo en Apple.com. Llegará a las tiendas el 31 de marzo. En plata, gris espacial, oro y oro rosa, parte de un precio inicial de 679 euros para el modelo de 32 GB con Wi-Fi y de 829 euros para el de 32 GB con Wi-Fi + conectividad móvil. Ambos ofrecen capacidades de 32, 128 y (novedad) 256 GB.

Sobre el resto del catálogo, Apple pasó de puntillas. Apuntó que su reloj inteligente es número uno en ventas, desplegó nuevos modelos de correas, en colores vivos y materiales como el nylon, y anunció una considerable bajada de precio. A partir de ahora el Apple Watch costará 299 dólares. Destacó también la importancia de las aplicaciones en Apple TV, su apuesta por la salud -presentó CareKit, una plataforma enfocada al cuidado de pacientes- y por las energías renovables -mostró Liam, un robot que deconstruye los iPhone para reutilizar sus piezas-, y se reafirmó en su postura con respecto a la polémica del asesino de San Bernardino. «Me siento honrado por sentir todo el apoyo de América y de todo el mundo -se pronunció Tim Cook-. El iPhone es una extensión de nuestro ser, así lo entendemos y así lo usáis. Pensamos que tenemos una responsabilidad, tenemos que ayudaros a proteger vuestros datos, vuestra privacidad y nuestro país».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

iPhone SE, el teléfono «low cost» de Apple