Guerra dialéctica entre los federales del FBI y los informáticos de Apple

La empresa insiste en no cumplir la orden judicial de desbloquear el iPhone del terrorista


nueva york / corresponsal

El jefe de Apple, Tim Cook, habló por primera vez sobre el enfrentamiento entre su empresa y el FBI. Cook dijo en una entrevista que crear el software que le ha pedido el gobierno «sería malo para Estados Unidos» y que su compañía tiene la intención de no cumplir la orden del juez que les exige hacerlo.

Pero la compañía va a ir más allá. Sus ingenieros están diseñando un sistema de seguridad para sus aparatos que, en el futuro, hará imposible que ni siquiera la propia Apple pueda acceder a ellos. Así, la compañía se blindará ante posibles peticiones judiciales o del gobierno. Claro, que el nuevo sistema tendrá un problema, si el dueño del dispositivo olvida su contraseña perderá todo lo que tenga almacenado.

Lo que intenta Apple es acabar con la puerta trasera de sus móviles, esa que el FBI le pide que utilice ahora. En su enfrentamiento con el Gobierno, Apple defiende que crear el software necesario para desbloquear el teléfono del pistolero de San Bernardino tendría consecuencias sobre la seguridad de todos los iPhones. Cook explicó que su empresa no puede saber si, una vez creado, ese software va a caer o no en malas manos, y si fuera así, podría ser usado para acceder a millones de iPhones. Comparó la producción de ese software con la creación de un cáncer.

El FBI acudió a Apple cuando tras manipularlo sus agentes bloquearon el móvil del terrorista de San Bernardino. Los iPhones tienen un sistema de seguridad que permite a Apple acceder a ellos para hacer las actualizaciones, una especie de puerta trasera. El gobierno de EE.UU. le pidió a la compañía que utilizara esa puerta para desbloquear el iPhone del autor de la masacre porque creen que puede tener información sobre el atentado. Pero Apple se negó.

El FBI entonces acudió a la Justicia y un tribunal dictó una sentencia por la que obliga a la empresa a cumplir la orden. Esa sentencia establecía un plazo que finaliza hoy viernes para la respuesta de Apple. Casi con total seguridad, los abogados le comunicarán al juez que la compañía se niega.

Mientras discuten en los tribunales, tanto el gobierno como Apple intentan ganarse el apoyo de los estadounidenses. Hace pocos días, se difundió que los familiares de las víctimas de San Bernardino estaban dolidos con la decisión de la compañía fundada por Steve Jobs.

Y ayer llegaban las palabras de Tim Cook, directivo de la tecnológica, que dijo entender la postura de las víctimas pero que defendió su decisión de negarse porque, según aseguró, si hicieran lo que les pide el FBI «sentaría un precedente que molestaría a muchos ciudadanos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Guerra dialéctica entre los federales del FBI y los informáticos de Apple