Estadísticas del buen corazón


Salió en la edición impresa de La Voz en A Coruña. Una modesta nota a una columna. Recogía el fallecimiento del pediatra Alberto Franquet Sáez. Había trabajado en Coristanco, Malpica, Carballo, Ponteceso y, finalmente, en el centro de salud de Los Rosales en A Coruña. Las líneas sobre el facultativo compartían espacio y jerarquía con temas calientes de la actualidad de la jornada: el conflicto de la supresión de las Casas Regionales, los problemas del servicio de la grúa en la ciudad, un incendio en el Club del Mar o los pactos del Ayuntamiento. Lo lógico es que quedasen eclipsadas.

La sorpresa llegó con el informe de las estadísticas del día en Internet. La suya había sido la noticia más vista del apartado coruñés de la web de La Voz. El cariño de la gente que había tratado con él hizo que el impacto de la noticia se multiplicase. Las redes sociales tienen esa posibilidad: expandir con la admiración por un hombre que, a la vista está, se había colado en la vida de miles de personas. Una flor digital inesperada. Esta vez sí, esta vez ni Rajoy, ni Mariló Montero, ni Iker Casillas se llevaron la palma. Se la llevó alguien mucho más importante para la gente corriente: la persona que se encargó de que los niños de un barrio crecieran sanos. La anarquía digital la convirtió en la noticia del día. Y en la redacción se dibujó una gran sonrisa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Estadísticas del buen corazón