El filtro arco iris de Facebook


Fue una iniciativa oportuna, exitosa y políticamente correcta, celebrada por los usuarios. Poco después de que EE.?UU. legalizase el matrimonio homosexual, Facebook lanzó una aplicación que permitía añadir un filtro arco iris a las fotos de perfil, una acción reivindicativa que logró el respaldo de 26 millones de personas pero que también encendió las especulaciones sobre si el buen gesto ocultaba un nuevo experimento social de la compañía.

Hace un año la red social tuvo que pedir perdón por haber analizado sin su consentimiento el comportamiento de los usuarios ante noticias positivas o negativas, un ensayo para el que manipuló el algoritmo que selecciona las informaciones presentadas. Un estudio de «contagio emocional» que la firma niega en esta ocasión. Para Facebook la ola multicolor ni fue un test ni se indujo para lograr información. Sin embargo, como deslizan ciertos expertos, aún no se ha revelado si los datos recabados han sido o no almacenados en cada perfil.

Es sencillo intuir las conclusiones que Facebook (aunque de forma inocente) pudo extraer de la prueba, principalmente en cuanto a tendencias ideológicas o políticas, no siempre reveladas. Una información tan valiosa que cuesta imaginar que vaya a caer en el olvido, sobre todo para una firma que siempre está alerta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El filtro arco iris de Facebook