Windows 10 se iniciará con el iris


Microsoft anunció ayer el lanzamiento el próximo verano de Windows 10, la nueva versión de su sistema operativo para pecés, teléfonos móviles, tabletas y la consola Xbox. Tendrá un navegador distinto del Explorer, incluirá la autentificación biométrica para desbloquear el ordenador y permitirá un inicio seguro de aplicaciones usando el rostro, el iris o la huella dactilar, sin necesidad de ningún tipo de contraseña. El software llegará a 190 países y en 111 idiomas, y durante un año los usuarios de Windows 7, Windows 8 y Windows 8.1 -incluso los que tengan una copia pirata- podrán actualizar de forma gratuita. Hay prisa en la compañía norteamericana por pasar página. El fiasco de la última versión precipitó la salida de Steve Ballmer y provocó el enfado de numerosos usuarios. Un ejemplo en primera persona: durante un año usé mi flamante portátil con Windows 8, con su doble escritorio, live tiles y otras peculiaridades; actualicé a 8.1 y finalmente decidí liarme la manta a la cabeza: borré todo e instalé de cero una copia original de Windows 7. Como la seda. Hay una especie de superstición sobre las versiones del software de Microsoft: Windows 3.1 fue un éxito; Windows NT (pensado para empresas), un fracaso; Windows 95, éxito; Windows 2000/ME, fracaso (nos saltamos el Windows 98, que era prácticamente una actualización); Windows XP, éxito; Windows Vista, fracaso; Windows 7, éxito; Windows 8, fracaso. Siguiendo esta teoría, Windows 10 toca éxito. ¿O se romperá la cadena?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Windows 10 se iniciará con el iris