Kim Dotcom quiere poner fin al reinado de Skype

El creador de Megaupload ha anunciado a través de su Twitter el lanzamiento de MegaChat, un servicio de videollamadas


Redacción
A punto de cumplirse ya dos años desde que el FBI clausurara los portales Megaupload y Megavideo, su creador Kim Dotcom ataca de nuevo. Tras conocerse a primeros de este mes de diciembre que evita ir a la cárcel por supuestos delitos contra los derechos de autor, ha decidido lanzarse a competir con Skype. O más bien, «acabar» con el rey de los servicios de videollamadas con su nuevo producto: MegaChat. Según ha confirmado Kim Dotcom a través de su perfil de Twitter, MegaChat pretende lanzarse a competir con Skype con un software blindado que impedirá el acceso a datos privados a las autoridades y que permitirá la transferencia de archivos. El «bye bye» al final de su mensaje confirmando el lanzamiento es, sin duda, una amenaza directa para la herramienta que hasta ahora domina el mundo de las conferencias. Y es que el empresario, que actualmente reside en Nueva Zelanda, pretende con MegaChat poner punto y final a los espionajes que supuestamente el gobierno de Estados Unidos realiza a través de Skype. Según explica Kim Dotcom en su Twitter, el servicio no tiene otra opción ya que está obligado a ceder información de sus usuarios mediante los «backdoors», puertas traseras mediante las cuales se pueden evitar los sistemas de seguridad y acceder remotamente a un ordenador. Según recoge La Vanguardia, MegaChat ya fue utilizado en septiembre para una serie videoconferencias entre Kim Dotcom y Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Aún sin fecha de lanzamiento oficial ni muchos más detalles sobre su funcionamente, lo que sí se sabe es que en un par de semanas se podrá acceder a invitaciones para la versión beta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Kim Dotcom quiere poner fin al reinado de Skype