El FBI acusa formalmente a Corea del Norte del ataque informático a Sony

La agencia concluye que la estructura del ataque coincide con el patrón habitual de actividad informática de Pyongyang


La Voz / EFE

El FBI ha concluido que la estructura del ataque informático contra la división cinematográfica de Sony coincide con el patrón habitual de actividades informáticas criminales de Corea del Norte, como el uso de «malware» -programas de contenido malicioso- previamente empleados por piratas informáticos norcoreanos, según ha hecho saber en un comunicado.

«El FBI cuenta ahora con información suficiente para concluir que el Gobierno norcoreano es el responsable de estos actos», según ha hecho saber la agencia federal estadounidense de investigación en un comunicado.

La agencia determina que «ha observado un importante solapamiento entre la infraestructura empleada en este ataque con actividades informáticas previas asociadas a Corea del Norte. El FBI asegura que ha hallado rastros de direcciones IP asociadas con la infraestructura informática norcoreana, incluidas en el software malicioso empleado en este ataque. «Por otro lado, las herramientas empleadas en el ataque guardan parecido con otro ataque ejecutado el pasado mes de marzo por Corea del Norte contra bancos y medios de comunicación surcoreanos», asegura en un comunicado.

El FBI muestra su preocupación ante este ataque, que quiere destacar por encima de otros de la misma naturaleza al tratarse de «un ataque destructivo y de naturaleza coercitiva», es decir, asociado al chantaje y a la extorsión, destinado a «infligir un daño importante en una compañía estadounidense y a suprimir el derecho de los ciudadanos estadounidenses a expresarse en libertad».

El FBI, concluye la nota, «trabajará junto a múltiples departamentos y agencias para identificar, perseguir e imponer consecuencias sobre individuos, grupos o estados que utilicen la informática para amenazar a Estados Unidos o a sus intereses».

Por su parte Corea del Norte negó estar detrás del ciberataque contra el estudio de cine Sony Pictures. «Nuestro país no tiene ningún vínculo con este pirata informático», declaró a la AFP el consejero político de Corea del Norte en la ONU, Kim Song.

Sony decidió retirar la película de los cines

«Si The Interview llega a estrenarse el 25 de diciembre, el mundo se llenará de miedo. Recordad el 11-S». Los ordenadores de Sony recibieron este martes, tres semanas después de haber sufrido el mayor ataque informático corporativo de la historia, este amenazador mensaje. Inmediatamente, las cinco cadenas de salas de cine más importantes de Estados Unidos retiraron la película de su cartelera navideña. El estudio de Hollywood anunciaba la cancelación del estreno, prevista para el 25 de diciembre. «En vista de que la mayoría de nuestros exhibidores han decidido no proyectar la película, no seguiremos adelante con el estreno -informaba Sony a través de un comunicado-. Respetamos y entendemos a nuestros socios y compartimos completamente su interés máximo en la seguridad de los empleados y los espectadores».

El pasado 24 de noviembre, el estudio de Hollywood sufrió un dañino hackeo en sus equipos. El ataque fue reivindicado por un grupo autodenominado Guardianes de la Paz, quienes no solo borraron información imprescindible de los ordenadores de Sony, sino que además filtraron a la prensa estadounidense cientos de archivos revelando datos confidenciales de la compañía y comprometidos correos con actores, directores y productores.

Las primeras conclusiones señalaron directamente a Corea del Norte, achacando la embestida informática al resquemor que produjo en el país asiático la idea del estreno de la película The Interview. Protagonizada por James Franco y Seth Rogen, la cinta, en clave de humor, gira en torno a un complot estadounidense para acabar con la vida del dictador norcoreano Kim Jong-un. Los hackers manifestaron en varias ocasiones su oposición al estreno del largometraje; sin embargo, el régimen del país asiático, aunque calificó la película de «un acto de guerra», negó su participación en el atraco a Sony y en las amenazas.

Garantizan la seguridad del contenido robado

Mientras tanto, el grupo de piratas informáticos norcoreanos presuntamente responsable del robo de miles de documentos secretos de la división cinematográfica de Sony ha emitido un nuevo mensaje en el que aplaude la decisión de la compañía de cancelar el estreno de la polémica The Interview -donde se describe el asesinato del líder norcoreano, Kim Jong Un-, y se compromete a garantizar la seguridad del contenido robado siempre y cuando no «nos causen más problemas».

El último mensaje, recibido el jueves por la noche, ordenaba la retirada de estreno, tráilers y promoción de The Interview. Sony ha aceptado todas las demandas y ha cancelado el estreno inicial del film, en lo que los piratas han calificado como una «sabia decisión». «Ahora queremos que jamás estrenéis la película. No queremos ni que se distribuya ni se filtre de manera alguna, ya sea por ejemplo como DVD o pirateada», hacen saber. «Queremos, además, que todo lo relacionado con la película, entre ello sus tráilers, sean eliminados», según los piratas, que recuerdan a la compañía que todavía tienen en su poder «datos privados y de naturaleza sensible». «Nos comprometemos a garantizar la seguridad de los mismos a menos que nos deis más problemas», de acuerdo con el mensaje, que parece ser igual de legítimo que los anteriores, al haber sido enviado a los mismos ejecutivos en un formato similar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El FBI acusa formalmente a Corea del Norte del ataque informático a Sony