«Bordelands: The Pre-Sequel», el regreso del mundo de Pandora

Con una receta que logró enamorar a público y crítica con sus dos primeros capítulos, regresa con un videojuego situado a medio camino de las entregas anteriores


Victor Moyano / elsotanoperdido News And Videogames

El excéntrico mundo de Pandora ha logrado encandilar a millones de jugadores desde que Gearbox Software estrenara la franquicia en 2009 con Borderlands, un título que recogía lo mejor de los juegos de acción en primera persona y lo ambientaba en un mundo abierto con tintes de rol. La receta logró enamorar a público y crítica con una sensacional puesta en escena, un arsenal envidiable, un sistema de juego muy logrado y algunas dosis de humor que dieron forma a un combo devastador que ganaba seguidores diariamente en lo que finalmente se ha convertido en toda una comunidad de jugadores que sigue en plena forma. Su secuela, Borderlands 2, aprovechó todo lo bueno de la entrega original, introdujo nuevas mecánicas y continuó una historia que destila humor a raudales: personajes pintorescos, cultura tecnológica, pop, armas imposibles y villanos carismáticos se reunieron para ofrecer una de las obras destacadas en el catálogo de PS3 y Xbox 360.

Mientras esperamos el anuncio de Bordelands 3 presumiblemente para la nueva generación de videoconsolas, 2K Australia recoge el testigo de Gearbox Software con una entrega que se sitúa en los acontecimientos ocurridos entre ambas entregas. Así nace Bordelands: The Pre-Sequel, un proyecto que recoge y perfecciona lo aprendido hasta el momento para trasladarlo a un nuevo escenario con la intención de explotar más, si cabe, esta galería tan carismática de personajes y situaciones. Nuevo escenario, mejores mecánicas y un nexo argumental entre las entregas numeradas son los ingredientes principales de esta nueva aventura.

Desventuras continuistas

La trama argumental de la aventura centra su foco en los acontecimientos ocurridos entre las partes publicadas, de modo que aquellos que se estrenen con la franquicia deberían empaparse mínimamente de algunos conceptos previos o correrán el riesgo de perderse una importante cantidad de referencias argumentales, tanto pasadas como futuras. Sin ir más lejos, veremos el lado más humano de Jack el Guapo, el enemigo principal de Borderlands 2, así como su ascensión al poder. De la misma manera, los personajes protagonistas de Bordelands: The Pre-Sequel ya hicieron aparición tanto en las entregas numeradas como en los contenidos descargables.

Identificado el carácter continuista del juego, la historia fr Bordelands: The Pre-Sequel comienza con uno de los personajes jugables: Athena, interrogada por otro de los personajes clave de la serie: Lilith, de modo que el recurso narrativo de flashbacks y conversaciones entre pasado y presente son constantes dentro de la aventura. Por supuesto, el jugador cuenta con cuatro personajes de diversa índole para escoger a gusto del consumidor, cada uno con sus particularidades, habilidades y árboles de progresión, de modo que ofrecen una experiencia de juego diferente en cada caso. De este modo, además de Athena la gladiadora, contamos con rostros tan conocidos como Nisha, la Justiciera; Wilhelm, el forzudo; y Claptrap, el robot más carismático de Pandora. Estos cuatro personajes emprenderán un viaje a la luna de Pandora, Elpis, para seguir las directrices de Jack el Guapo y de paso salvar el pellejo.

Lo más interesante de la propuesta es la posibilidad de jugar en compañía. Hasta cuatro jugadores encarnando a los protagonistas aseguran, como mínimo, que la diversión de entregas anteriores también llegue a la luna de Pandora. Si bien es cierto que las mecánicas clave no han cambiado ni un ápice, la fórmula parece haberse resentido con el paso del tiempo. Ahora las misiones clásicas como ir de un punto A a un punto B matando hordas de enemigos se antojan bastante más monótonas, sobre todo después de haberlas disfrutado tanto tiempo en tierra firme.

Para intentar paliar este elemento, 2K Australia ha enmarcado su propuesta en la luna con todo lo que conlleva. Las novedades más notorias son la gravedad y el oxígeno. Dos conceptos que aun percibiéndose como bastante simples, ofrecen más profundidad sin echar a perder el estilo de juego. Sin ir más lejos, la gravedad aporta verticalidad ahora mucho más pronunciada gracias a la altura que podemos alcanzar, algo que también enriquece la exploración con más lugares inaccesibles o escondidos para descubrir. De hecho la acción transcurre entre dos lugares: tierra firme y el espacio. Aunque al principio parece que la novedad es transitoria, poco después nos damos cuenta de las utilidades prácticas que tiene enfrentarse a los enemigos a base de saltos, dando impulso o planeando sobre el enemigo gracias a nuestra mochila de oxígeno, cuyo papel también es importante a lo largo de la aventura. Así, en las zonas exteriores el jugador debe ir con ojo para evitar que el oxígeno se agote, algo que inevitablemente irá mermando la salud del personaje progresivamente. Pero con algo de paciencia las cosas mejoran, ya que a medida que vamos avanzando obtenemos mejoras para el sistema

La unión hace la fuerza

A pesar del cambio de escenario y lo continuista de su arco argumental,Bordelands: The Pre-Sequel no logra transmitir la parte correspondiente de frescura que sí lograron sus predecesores. En esencia, se trata de un título que refina su fórmula, pero se perciben carencias en los factores que impulsan al nuevo jugador a probar la propuesta. Por supuesto que los amantes de la serie disfrutarán de la nueva localización y la historia, pero la falta de astucia de 2K Australia o la obligación de no arriesgar demasiado, termina por ofrecer al jugador cierta sensación de monotonía, más si cabe, cuando hemos empleado cientos de horas en sus predecesores.

Se mantienen el sistema de armas y las características habilidades de los protagonistas. La gran cantidad de armas y morralla que recogeremos durante las misiones tanto principales como secundarias, es impresionante y nos permite ir configurando nuestro arsenal bélico de manera solvente. Contamos, además, con la incorporación de un sistema que permite combinar varios objetos para obtener uno de mayor calidad. Entre el catálogo de novedades que presenta el arsenal contamos con armas refrigeradoras y proyectiles láser. Las primeras congelan al enemigo durante un lapso de tiempo suficiente como para proporcionarle daño extra con el resto de armas, mientras que los lásers atraviesan paredes e infligen al enemigo un daño considerable.

Bordelands: The Pre-Sequel mantiene el espíritu cooperativo de sus predecesores. Además de las misiones de aventura, el jugador cuenta con decenas de misiones secundarias que le llevarán a escenarios tan variopintos como cráteres lunares o estaciones espaciales, donde robots y criaturas alienígenas intentarán darle caza. En este punto es muy importante contar con las habilidades suficientes y el nivel requerido para adquirirlas, por supuesto, y así progresar correctamente, pues la aventura presenta algunos enemigos finales bastante duros de roer en solitario. De esta manera si jugamos en compañía podremos emplear la habilidad de Nisha para que sus balas impacten en varios enemigos cercanos mientras Wilheim invoca a un dron de apoyo. También se pueden utilizar los poderes de Claptrap, aunque sus habilidades (darle potenciadores al grupo, o, si tenemos mala suerte, convertirnos en una bomba con ruedas, entre otros) pueden provocar un auténtico desastre. Como se puede comprobar las posibilidades son bastante amplias y gracias a las variaciones que presentan los personajes la receta logra, de nuevo, crear esa sinergia que hace del juego una experiencia adictiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Bordelands: The Pre-Sequel», el regreso del mundo de Pandora