Los drones se convierten también en juguetes para niños

Tendrán una finalidad puramente lúdica y serán comercializados por la empresa francesa Parrot


Los drones son conocidos popularmente por su función militar, como aviones no tripulados que -especialmente el ejercito estadounidense- se utilizan cada vez más para atacar y bombardear objetivos enemigos. Pero los drones al fin y al cabo no son más que máquinas dirigidas a control remoto, y también se utilizan en el campo audiovisual y de las telecomunicaciones, aunque ahora parece que tendrán una nueva utilidad como juguetes.

Esa es, al menos, la propuesta de la compañía tecnológica Parrot, que llevará a las jugueterías dos minidrones que se manejan desde teléfonos inteligentes y tabletas y cuyo fin último es entretener.

Parrot ha presentado hoy en Madrid estos dispositivos, con los que pretende «abrir un nuevo campo de juego»: el de los juguetes conectados, ha indicado el responsable de la compañía en España, Bertrand Isnard.

Se trata de dos «mascotas indiscretas» con las que juguetear por suelo, pared y aire.

La primera, Rolling Spider, es un «cuadricóptero» que pesa 55 gramos -sin contar con la batería- y puede volar hasta una altura de 20 metros.

Con sensores de presión y ultrasonido y una cámara que trabaja para velar por su estabilidad -y es capaz de tomar imágenes, aunque no de mucha calidad-, el minidrón es capaz también de girar sobre sí mismo, caminar por la pared -gracias a unas ruedas de quita y pon- y echar a volar cuando es arrojado al vacío. Concebido para que lo manejen los niños, las hélices de Rolling Spider se paran si detectan cualquier tipo de contacto.

El segundo dispositivo presentado ha sido el Jumping Sumo, que no vuela pero sí salta -hasta 80 cm de altura y de longitud- y tiene dos ruedas retráctiles que le permiten hacer acrobacias por el terreno e incluso empujar objetos. Jumping Sumo cuenta una cámara de resolución VGA que permite grabar vídeo y tomar fotos.

Ambos dispositivos llegarán al mercado el próximo agosto -Rolling Spider costará 99 euros, y Jumping Sumo, 159 euros- y se podrán manejar mediante la aplicación gratuita Freeflight 3.0, que estará disponible para los dispositivos móviles Android, iOS y Windows Phone.

Se venderán en superficies dedicadas a la tecnología y en jugueterías.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Los drones se convierten también en juguetes para niños