Apple y Google ponen (más) tierra de por medio

El asistente virtual del nuevo sistema operativo de Mac empezará a utilizar el buscador Bing


La de Apple y Google es la historia de nunca acabar, un amor-odio de rivalidades hechas carne en su enraizada lucha de patentes y de irremediables dependencias mutuas. Porque lo cierto es que, de momento, y pese a los esfuerzos de la firma de la manzana por volar sola, se necesitan la una a la otra. Apple le lleva ventaja a Google en cuanto al hardware (los aparatos físicos), mientras que el gigante de las búsquedas es, gracias a Android, el rey del software (los programas informáticos). Dos ejemplos sencillos: el iPhone y el iPad tardaron un rato considerable en desvincularse de Google Maps, después de una fallida intentona de los de Cupertino de poner en marcha su propio servicio de mapas que acabó generando un monumental caos geográfico, y a día de hoy las búsquedas en los dispositivos ideados por Steve Jobs y su séquito continúan tecleándose en la caja de Google.

Esta batalla, convertida ya en algo personal, se hizo todavía más evidente cuando en el año 2011 salió a la luz la biografía del difunto cofundador de Apple Steve Jobs. La extensa obra pone de manifiesto cómo el antiguo presidente ejecutivo de la firma estaba dispuesto a gastar no solo «cada centavo», sino «cada suspiro» para destruir el sistema operativo Android. Acabar con el robot verde se convirtió, al igual que se había convertido en la década de los noventa aplastar a Microsoft, en el objetivo vital de Jobs.

Consideraba que el software de Google era un producto robado, pero, al mismo tiempo, admiraba en lo más profundo de su ser al gigante de las búsquedas. En un correo electrónico redactado un año antes de dimitir de su cargo -que salió a la luz hace dos meses como prueba de una nueva demanda entre ambas compañías por violación de patentes-, el padre de Apple reconocía ante más de cien empleados que Google estaba muy por delante de su factoría.

Guerra santa

El exCEO de la manzana incidía en su letanía en que sus rivales les aventajaban en la manera de integrar servicios tales como los contactos, calendarios o correos electrónicos en la nube y, preocupado por el «dilema innovador», les instigaba a librar una guerra santa con Android. El combativo Apple de estos años fue relajando su estrategia con el cambio de mando. Una vez Tim Cook hubo tomado el timón, el emotivo discurso del genio californiano que le precedió en el cargo empezó a concretarse, cerrando frentes definidos.

La citada emancipación de los mapas fue el primer paso. Le siguió la optimización del iMessenger para deshacerse por completo del servicio de mensajería instantánea Whatsapp y, ahora, Apple empieza a centrarse en terreno de las búsquedas, la especialidad por excelencia de Google.

La resurrección de Bing

A pesar de que ambas compañías mantienen un acuerdo, difícil de romper, que establece que el navegador Safari de los dispositivos de Apple utilice por defecto el buscador de Google, la factoría de Cupertino se mudó a Bing el año pasado para ponerlo al frente de las búsquedas de Siri, el asistente virtual de sus dispositivos móviles. Este salto al motor de Microsoft, que pasó algo desapercibido entonces, ha sido reafirmado esta semana en San Francisco en la conferencia anual de desarrolladores de Apple, la WWDC 2014.

Con la presentación de OS X Yosemite (el nuevo sistema operativo para Mac), uno de los dos pilares básicos de la charla de este año (junto a él, Apple anunció la actualización del iOS 8) llegó la sorpresa. La puesta al día del software potencia y renueva Spotlight --un sistema de búsquedas desde el escritorio de los ordenadores de la manzana-, y lo apoya, inesperadamente, en el olvidado y anticuado Bing. Este voto de confianza de Apple hacia el buscador coincide con el quinto aniversario de la compañía propiedad de Microsoft, una tecnología que está integrada además como plataforma en Windows, Office, Xbox y Windows Phone.

Bing, cuyo nombre hace alusión a la imitación universal de un sonido que sugiere haber encontrado la chispa de una nueva idea, fue presentado por el director ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, el 28 de mayo del 2009 en la Conferencia All Things Digital en San Diego y puesto en línea un mes más tarde, el 3 de junio. En estos cinco años ha ido evolucionando, más en la sombra que en el foco, hasta alcanzar las 5.400 millones de consultas que recibe actualmente cada mes y asentarse en 46 mercados de todo el mundo.

¿Buscador propio de Apple?

No pocas voces apuntan, sin embargo, a que Apple podría estar desarrollando su propio sistema de búsquedas y romper definitivamente sus ligaduras con la competencia. Desde luego la tensión es cada vez más evidente. El pasado lunes, la factoría californiana se refirió una única vez a Google sobre el escenario. Lo hizo Tim Cook. Implacable y en tono de burla, atacando su sistema de seguridad. «Ellos ganan el reto del malware (programas maliciosos)». Donde más duele.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Apple y Google ponen (más) tierra de por medio