Una comedia de españoles en Londres, pero con acento gallego

La serie web «Spaniards in London» cuenta la vida de estos emigrantes; uno de sus personajes es de Galicia y el técnico de sonido es coruñés


Redacción / La Voz

Un grupo de españoles de Londres participan en Spaniards in London, una serie web en la que cuentan con humor cómo sobreviven en la capital británica.

-Me vine a Londres a dar clase y estoy sirviendo café.

-Pues dímelo a mí, que tengo dos carreras y un máster y estoy limpiando baños.

Es la conversación entre dos españoles que trabajan en la capital británica. Son frases ficticias, que forman parte de una serie para Internet que ha creado el director Javier Moreno Caballero, pero que seguramente se han repetido miles de veces en conversaciones entre jóvenes que residen actualmente en el Reino Unido. Spaniards in London busca eso: reírse de los primeros días, tomarse con humor una realidad que afecta a cada vez más jóvenes y mostrar a quienes se quedan cómo se vive la nueva emigración.

El coruñés Yago Corral es técnico de sonido de este proyecto audiovisual que, pese a no tener financiación externa, va ya por su tercer capítulo y que tiene más de 200.000 visitas en Internet. «Si te fijas en las estadísticas, en el Reino Unido nos ven sobre todo jóvenes, pero en España nuestro público mayoritario es gente de entre 40 y 60 años, y ese público son los padres de los emigrados como yo, que nos ven para hacerse una idea de cómo viven sus hijos», cuenta. Él llegó a Londres hace tres años y medio. Su novia había ido antes y cuando cerró la empresa en la que trabajaba en Galicia, él decidió seguirla. Tenía claro que quería estudiar Ingeniería de Sonido, pero llegó al Reino Unido sin el bachillerato terminado. Se informó, logró acceder a la carrera solicitada y la terminó como número uno de su promoción. «Y en España estaba considerado no apto para cualquier cosa por encima de un grado medio», apunta. Cuando conoció el proyecto de Moreno Caballero no dudó en unirse: «Me pareció una serie buenísima y muy acorde a los tiempos actuales». Su función es «perseguir a los actores con la pértiga y el micrófono para que se oiga lo mejor posible, y luego en posproducción mezclar las canciones que grabamos».

La música es clave en estos capítulos de algo más de siete minutos. Sus personajes entremezclan el español y el inglés constantemente, cantan, se ríen y también lo pasan mal, aunque «nuestro objetivo no es reflejar la pura realidad, sino contar una situación real desde un punto de vista divertido», dice su director.

Y para eso también hay que mentir; como hace María, una chica que tiene que engañar a su novio Yago (esta vez ficticio) que desde Galicia cree que su chica trabaja enseñando español a adolescentes ingleses, cuando en realidad está sirviendo cafés para salir adelante. Juegan con los tópicos -con los españoles, pero también con los ingleses- y descubren lo desnudos que están a la hora de expresarse en otro idioma: «Creemos que sabemos inglés y cuando llegamos aquí nos damos cuenta de que esos doce años de colegio no han servido para nada», dice Yago. Mientras, siguen rodando.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una comedia de españoles en Londres, pero con acento gallego